martes, 12 de noviembre de 2013

“Los conductores noveles van muy perdidos y aprenden a base de sustos”


ENTREVISTA A NACHO ARBEX, PROFESOR DE CONDUCCIÓN SEGURA, ESCUELA DE CONDUCCIÓN DE ALTO RENDIMIENTO ARBEX

Son muchas las vidas que cada año se dejan en la carretera por culpa de accidentes que, a veces, se podrían haber evitado. 

La cultura de prevención de riesgos al volante todavía está lejos en nuestro país, sin embargo, gracias a la fuerte convicción de personas como Nacho Arbex cada día se acerca un poco más... 


- Lo primero, ¿qué son situaciones de riesgo y de peligro?
- Tan sencillo como cualquier situación imprevista que nos podamos encontrar en la carretera, como pueden ser las condiciones climatológicas adversas o, simplemente, circunstancias cotidianas, como por ejemplo, que al pasar por un carril estrecho con coches estacionados a ambos lados y un conductor abra la puerta de su vehículo sin mirar.

- ¿Puede haber una prevención de riesgos al volante?
- ¡Por supuesto!. Nosotros, en nuestra escuela, comenzamos mostrando ejemplos teóricos de situaciones de riesgo y de peligro tanto en carretera como en la ciudad. De esta manera si en algún momento se reproducen, podremos saber identificarlas y actuar en consecuencia. Por otro lado, también trabajamos la práctica con vehículos mediante ejercicios enfocados en salvar esas hipotéticas situaciones que se puedan dar. Reproducimos situaciones de riesgo cotidianas o las que son más fáciles de encontrarte cuando vas circulando por cualquier tipo de vía, así como: frenadas de emergencia con esquiva, ejercicios de slalom para coger agilidad al volante y el trabajo de control del vehículo en curva para poder controlar una salida inesperada.

- ¿Somos, en general, lo suficientemente hábiles que practicando este tipo de ejercicios seamos capaces de reaccionar?
-Es evidente que con una primera toma de contacto en este tipo de cursos no vas a salir como Fernando Alonso, pero vamos a tener la oportunidad de ver como se comporta el vehículo en circunstancias de riesgos, como por ejemplo, en una salida de una curva. O lo que es más importante, vamos a ver como reaccionamos nosotros. Resulta que a pesar de saber la teoría, descontrolados por el susto,  normalmente ejecutamos totalmente diferente a lo explicado y eso es de lo primero que se empieza a trabajar en este tipo de cursos. 

- Entre los "Fernandos Alonsos" y las que son como yo, que ante los sustos se quedan paralizadas, tendrás muchas anécdotas.
- ¡Tengo anécdotas de todo tipo!, pero ten en cuenta que la gente que se acerca a nosotros es gente que ha vivido de algún susto en la carretera, así que poco Fernando Alonso. Son gente que viene mentalizada y que sabe que la máquina que tienen entre manos es una máquina que, por desgracia, deja muchas vidas en el camino. Y así lo demuestran las estadísticas: sin ir más lejos el año pasado murieron aproximadamente unas 1300 personas en nuestras carreteras. Si hacemos la división, son media docena de muertes diaria causadas por una máquina a la que a veces no le damos la importancia que tiene, por su cotidianidad, pero que sin duda conllevan un alto riesgo.

- ¿Existe un motivo principal o común en los accidentes?
- Existen dos motivos comunes. Por un lado, el lugar del accidente: el 80% de los casos suele repetirse. Por otro lado, la situaciones: personalmente me llama la atención que existan muchas situaciones en las que todas las personas implicadas, bajo su criterio, consideren que no han cometido ningún error.

- Entonces, ¿Crees que se podrían evitar accidentes?
- Sí, y para ello lo más sencillo es el sentido común y prever las situaciones. Pero si aprendemos a través de los sustos, como se hace en la actualidad, es muy probable que nos veamos involucrados en algún accidente. Ya lo decían nuestros padres: ¡No abras la puerta que viene un coche!. Sin embargo, cuando sales de la autoescuela con el carnet aprobado, ¿quién te explica que cuando se baja el acompañante tienes que mirar por el espejo retrovisor para ver si viene un coche?. ¡Incluso nosotros mismos como conductores a veces abrimos la puerta sin mirar!. La parte teórica de la prevención de riesgos trata, como en este ejemplo, de concienciar a los conductores.

- Ahora que mencionas las autoescuelas, ¿crees que hay una enseñanza deficitaria?
- Bajo mi opinión, cuando nos dan el carnet de conducir, por lo menos en Zaragoza, la formación que nos dan es muy escasa. Lo que se dice vulgarmente: nos enseñan a aprobar el examen. Sin embargo, en países como Alemania o Finlandia, cuando el alumno aprueba el examen de conducir realiza un curso de conducción segura para aprender a controlar el vehículo, por su propio interés, es decir, sin ser obligatorio.

- Y en España, ¿qué haría falta?
- Para empezar: pasar otro examen de habilidad en el volante para aprender a dominar el vehículo. Sin embargo, en este país si no es obligatorio la gente no lo hace. Aunque soy de los que piensan que si fuera gratis o subvencionado muchos lo harían. Aquí, en Zaragoza, los conductores noveles van muy perdidos y, lo dicho, aprenden a base de sustos. Sin duda, esa inseguridad genera muchos accidentes que se podrían evitar.

- ¿Cómo podríamos detectar si conducimos correctamente?
- El coche todos los días nos dice si conducimos de una manera correcta, solo hay que escucharlo: si da tirones o va suelto en una curva es que hay un problema. Si sientes que no lo controlas del todo es que algo raro estás haciendo. El coche hay que sentirlo siempre sujeto y suave.


TRES CONSEJOS CLAVES:
1.- Una mayor concienciación al volante.
2.- Mantener la distancia de seguridad mínima. Si lo respetamos todos iremos más rápido, tendremos un menor consumo y, por supuesto, evitaremos más accidentes.
3.- Un consejo básico: En caso de accidente cuando nos asustemos en casos de deslizamiento, nieve y etc. ¡nunca tocar el freno!. Incluso cuando hay una colisión o un atropello. Lo aconsejable es frenar todo lo posible antes del impacto, pero luego levantar el pie del freno. 


Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario