martes, 1 de julio de 2014

Vehículos aéreos no tripulados



Los DRONES consiguen llegar a lugares donde los equipos de seguridad o rescate, se verían obligados a asumir un riesgo demasiado alto.

Ricardo Reyes es Coordinador de la División de Drones en SRF Profesional,  donde ofrecen asesoría, formación y evaluación en los campos de la seguridad y emergencias de la mano de profesionales que provienen de unidades y cuerpos especiales de emergencias; bomberos, militares, policías, ….  
Nos hemos puesto en contacto con él para conocer con más detalle estos sistemas.

 ¿Qué son los drones? y ¿desde cuándo se utilizan?


Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que todo este tipo de tecnología comenzó a utilizarse desde hace muchos años en el ámbito militar y todas las investigaciones fueron encauzadas al empleo de estas aeronaves en los diferentes tipos de necesidades del ejército, ya sea de observación, reconocimiento o ataque, como se han utilizado últimamente. Tenemos que tener en cuenta que ya a principios del siglo pasado se comenzó a investigar la posibilidad de usar aviones no tripulados como blancos aéreos para la artillería, con el paso del tiempo y el avance en materiales y equipos hemos podido llegar al punto donde nos encontramos hoy en día.
Un factor muy importante es su denominación, drones, es correcto definirlos de esta manera. La palabra drone en ingles significa zángano, y era usado por los americanos para definir un tipo de aeronaves que cumplían con unas características muy concretas, siendo hoy en día la acepción más usada para este tipo de vehículos, aun que no la más correcta.
También se pueden definir como UAS, RPA, siglas inglesas para  definir aeronaves pilotadas por control remoto, aun que en español tenemos las siglas VANT (vehículo aéreo no tripulado), este último no se utiliza en la calle.

Desde el punto de vista de la prevención, ¿cuáles son sus usos más habituales?
Desde el punto de vista de la prevención tienen infinitos usos, en este punto he de decir que la imaginación pone el límite a sus usos.

·         - Detección de conatos de incendios

·         - Búsquedas de personas.

·         - Seguimiento de sospechosos.

·         - Detección de artefactos explosivos.

Estos podrían ser algunos de los usos en este campo, pero no todos.
Por poner un ejemplo, es mucho más económico  mandar un RPA para controlar un conato de incendio y evaluar la situación, que mandar un helicóptero. Aquí la pregunta lógica sería por qué no mandar una patrulla, la respuesta es fácil, por rapidez.
Como este ejemplo podríamos citar infinidades de ellos en los que el empleo de este tipo de aeronaves está altamente recomendado tanto por el ahorro monetario que supone, como por seguridad; solo es un aparato, no tiene tripulación.

 ¿Es complejo su manejo?, ¿Qué formación requieren?
Este es un punto muy peliagudo ya que hoy por hoy la AESA (agencia estatal de seguridad aérea) tiene restringido su uso para fines comerciales, pero en su disposición transitoria, no trata el tema de su uso en emergencias y catástrofes.
Para comenzar tenemos que diferenciar un juguete de un aparato profesional, podemos encontrar juguetes desde 50 € y aparatos profesionales con un coste a razón de los sensores y la tecnología que porta.
El manejo de este tipo de tecnología no es un juego, y como tal hay que plantearlo, no podemos ofrecer cursos, ya sea para fotografía o para emergencias en el que empleemos una semana o menos, son demasiados factores a tener en cuenta para siquiera plantear un curso de esta duración.
Nuestra formación, en principio, está enfocada a cuerpos de emergencias y seguridad y por lo tanto, para poder hacer un uso correcto de estas aeronaves tendrán que conocer sus peculiaridades, su electrónica, sus sensores, conocer meteorología y topografía, aerodinámica básica y otros muchos conceptos necesarios para poder planificar un vuelo con un alto grado de seguridad tanto para las personas como para las instalaciones cercanas, eso sin contar que para poder operar una de estas aeronaves en una emergencia, primero tengo que conocer como desenvolverme en esa emergencia, conocimientos que también se adquieren en nuestro curso.
La formación, como todas consta de una parte teorica, una parte de simuladores y vuelo básico y por último una parte de vuelo especifica en emergencias, todo ello diseñado por expertos altamente cualificados.


En la lucha contra incendios, ¿qué función cumplen?
Tal como comentaba anteriormente, el uso de esta tecnología en incendios cumple principalmente dos funciones, la primera es la de seguridad, ya que mandando un vehículo de estas características con los sensores adecuados, no tengo que mandar un helicóptero con tripulación, la segunda está pensada principalmente para su uso nocturno, ya que rara vez los helicópteros vuelan por la noche y el jefe de extinción se queda ciego en el arco nocturno. Con esta tecnología puedo disponer de imágenes en tiempo real del avance del frente y puedo gestionar los diferentes equipos de extinción, mandando los operativos necesarios allá donde más se necesiten.
No queremos decir que el uso de helicópteros sea innecesario en la actualidad, ni mucho menos, esto no es o no tendría que ser una pelea contra los pilotos ya que cada uno hace un tipo de trabajo diferente. Nunca un dron podrá transportar persona, agua o equipos medicalizados, eso es misión de los aviones y helicópteros y por cierto, una gran labor.

 Y en rescates, ¿cómo se emplean?, ¿son muy costosos?
Un factor muy a tener en cuenta en un rescate es la rapidez con que comienzo a obtener datos para poder gestionar mis equipos, estas aeronaves no necesitan de un tiempo elevado para su despliegue, por lo tanto los datos comenzare a recibirlos en un periodo de tiempo muy breve. Además por su reducido tamaño, pueden acceder a emplazamientos donde otro tipo de aeronaves no pueden acceder.

Este tipo de tecnología “no es un juguete”, los costes pueden variar dependiendo de muchos factores, tanto el chasis, los componentes electrónicos, los sensores, los soportes de las cámaras, la estación de tierra, etc. son equipos de un coste alto, no se puede decir un precio ya que influyen en el mismo todas las características de los componentes anteriormente citados.


Artículo elaborado por: Yolanda Ugarte

No hay comentarios :

Publicar un comentario