martes, 28 de abril de 2015

¿Cómo se lleva a cabo una explosión dentro de una explotación minera?



“Esto no es una ciencia exacta”
Una voladura comienza con el estudio de la roca a arrancar, de su dureza, grado de fracturación, tamaño, etc. De esta forma, se determina la cantidad de explosivo necesario, la distribución del explosivo en la roca mediante el diseño de las mallas de perforación y la secuencia de detonación. Previa a la voladura se realiza un protocolo de seguridad encaminado a despejar el área de voladura, controlando que nadie acceda o permanezca en las zonas peligrosas. Tras la detonación se ha de esperar a que no haya gases de voladura y, en caso de ser una voladura de interior, habrá que esperar un tiempo prudencial de seguridad para que caigan todas las rocas del techo. Además, antes de acometer las labores de saneo y carga de la voladura se ha de revisar que todo el explosivo ha sido detonado y que no quedan restos que pudieran ser explosionados involuntariamente por la maquinaria pesada.”

Manipular TNT y nitrocelulosa, fulminato de plomo y pentrita en un espacio reducido e incluso en una cavidad a muchos metros bajo tierra, y prevenir cualquier tipo de accidente o riesgo laboral, más allá de una ciencia, podría incluso considerarse un arte. Expertos como Celso Amor, socio y director facultativo de explotación minera subterránea de Minera de Órgiva, reitera rotundamente que la clave consiste en la formación.


- ¿Por qué es tan importante esa espera que se hace cuando se produce una explosión en el interior de una mina?
- En una mina de interior los gases de combustión tardan más tiempo en disiparse, sobre todo si no hay buena ventilación.  Además, los fragmentos inestables pueden encontrarse sobre nuestras cabezas, a diferencia de una voladura de exterior.

- ¿Cómo se calcula cuanto tiempo se debe esperar?
- No hay un método de cálculo. El conocimiento de los mineros, artilleros e ingenieros de los diferentes tajos de la mina son los que determina el momento de volver a entrar en la zona donde se ha volado. Nosotros, por lo general, esperamos al día siguiente de forma que al menos pasan 12 horas desde que se ha producido la voladura. Aun así, hay que entrar con mucho ojo y sanear los techos antes de retomar las labores.

- ¿Cómo es la seguridad y prevención?
- La seguridad se consigue prácticamente con la formación. Si el personal actuante en una voladura sabe lo que no hay que hacer, es muy difícil que haya una detonación involuntaria.
Sin embargo, sí es más difícil de controlar las proyecciones en las voladuras de exterior, donde hay que determinar un perímetro de seguridad lo más ampliamente posible, ya que es muy difícil predecir hasta dónde llegarán los fragmentos de roca.

 - ¿Cuáles son los peligros más graves?
- Las detonaciones fortuitas que pueden ser provocadas por un uso indebido del explosivo. Estas se solucionan con formación y seriedad en el empleo. Las proyecciones de rocas en las voladuras son más difícil de predecir y se solucionan mediante la determinación de un perímetro de seguridad muy amplio.

  - ¿Qué factores hay que tener en cuenta?
- Se ha de tener en cuenta las propiedades de la roca, el uso que va a tener esta roca (tamaño principalmente), maquinaria que ha de cargar la voladura y costes de perforación y explosivo.

- ¿Es realmente una ciencia exacta?
- Esto no es una ciencia exacta, no se puede determinar al 100% las características del macizo rocoso. Por ello, es muy necesario que los perímetros de seguridad sean muy amplios.

- ¿Qué complejidades tiene una maniobra de este tipo?
 - El comportamiento de los distintos tipos de roca pueden variar mucho. Hay rocas plásticas, rígidas, duras, blandas, fragmentadas, con fisuras, con agua, etc. Además la voladuras cerca de zonas de afección como pueden ser viviendas, gaseoductos, restos arqueológicos, etc., presentan una complejidad extra de forma que se han de tomar medidas excepcionales.

 - Siempre se ha destacado los accidentes en el uso de esta técnica, ¿es tan peligrosa?
 - En la actualidad y desde hace bastante tiempo son muy poco comunes los accidentes con explosivo, sin embargo, cuando ocurren suelen ser muy graves por la naturaleza del mismo. Normalmente son siempre evitables: sabiendo que hacer y, principalmente, que No hacer. Es una labor menos peligrosa que, por ejemplo, la que hace un albañil o un conductor. Así que, sin tener datos sobre el índice de accidentabilidad, podría decir que la cifra tiene que ser muy baja. Los últimos casos que he conocido están relacionados con la destrucción del explosivo. En mi opinión, esta labor es claramente la más peligrosa por lo que se debería mejorar la legislación que favoreciera la devolución del explosivo no empleados, en lugar de su destrucción.

- ¿Alguna vez te has llevado las manos a la cabeza por el uso indebido de los explosivos?
 - Trabajando en una Mina de Perú haciendo una visita a una casa de un minero me di cuenta que la cuerda que tenían para tender la ropa era un tramo de cordón detonante. Este accesorio de voladuras tiene base de pentrita constituyendo uno de los explosivos más delicados frente al impacto y fricción. El uso incorrecto es por desconocimiento del potencial que tiene el explosivo para crear daños. Actualmente, el explosivo es tan seguro que el personal olvida que es explosivo y tratan al explosivo como a cualquier otra herramienta.  
Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario