martes, 22 de septiembre de 2015

“Testeas hasta lo máximo, hasta lo imaginable por si pasa”



Toboganes infinitos, sensación de caída libre, agua que nos impulsa por una Montaña Rusa… son ingredientes más que suficientes para llenar nuestro cuerpo de diversión y adrenalina. Por eso, los parques acuáticos representan una de las atracciones turísticas más interesantes en los lugares donde la temperatura acompaña. Pero, ¿cómo es posible que este tipo de atracciones sean seguras?
 Lali Hernández, Directora de Operaciones y Mariano Alarcón, Jefe de Socorrismo de Siam Park, uno de los parques acuáticos más grandes del mundo, nos  explican cómo es la seguridad y la prevención de accidentes en este gran parque, ahora que en septiembre cumple su séptimo aniversario.


-¿Cómo se crean y se diseñan atracciones y toboganes de estas características?
L.H. - Nosotros contactamos con una empresa extranjera situada en Canadá, una de la más grande del mundo en la creación e innovación de toboganes, para que nos diseñen y lleven a cabo las ideas que tenemos en la cabeza. Una vez explicada la idea, los técnicos  miran el flujo de agua, valoran la inclinación, las curvas, etc. Y crean allí mismo las partes más complejas para poder hacer las pruebas técnicas necesarias. Una vez superadas estas pruebas el tobogán viene aquí en contenedores: se monta, se ensambla, se instala las bombas de agua y todo lo que necesite esa atracción, y comenzamos con nuestras pruebas. Primero con prototipos creados por bolsas de agua dentro de una nevera que simulan el peso de una persona de 80-90 kilos.  Vamos probando variando el peso, para tener en cuenta todas las posibilidades, hasta que finalmente pruebas con una persona.

-Tiene que dar mucho vértigo ser el primero en tirarse de una atracción de este tipo.
M.A. - Para cuando se realiza la prueba con una persona, ha sido tan testeado que es casi imposible que pase nada. Además, esa persona va muy protegida, con lo que difícilmente puede pasar nada. Hacemos todo tipo de pruebas, incluso probamos todos los supuestos que pueden hacer mal los usuarios. Intentamos ser imaginativos en este aspecto para probar todos los casos que pueden pasar, incluyendo que un usuario hiciera todo mal. 

-¿Todas las atracciones pueden ser utilizadas por todo tipo de usuarios?
L.H. - Después de todas las pruebas realizadas hasta ahora, y una vez superadas,  se empieza a valorar y a catalogar la atracción; si se puede ir con gafas o no, la altura y peso mínimo y máximo del usuario, si la gente con problemas de corazón se puede tirar o no, los que tienen alguna lesión o problema de columna, etc... Es decir, se van creando las normas de la atracción. Es igual que cuando haces una carretera o un edificio. Testeas hasta lo máximo, lo imaginable por si pasa… intentamos tener todos los supuesto probados. Y cuando ya tienes todo calculado, dices: adelante. Estas son las normas y requisitos de uso y le damos un color según el riesgo que puede ser verde, naranja o roja.

-¿Respetan los usuarios  las normas que se establecen?
(Lali) - La mayoría sí. Nosotros tenemos muchos socorristas en el parque que además de estar pendientes de los accidentes, hacen una labor de prevención corrigiendo antes de la bajada y después a los usuarios. Les indican las pautas a seguir en el recorrido para mayor seguridad.

M.A. - Y si por casualidad se nos escapa uno, hay cámaras que vigilan constantemente el recorrido de las atracciones. Inmediatamente avisa al equipo de socorristas del parque para que corrija la postura del usuario o para que le expliquen la peligrosidad que conlleva no seguir las normas, o para que  le den una advertencia de comportamiento.

-En cuanto a la seguridad y prevención, serán rigurosas las inspecciones técnicas.
L.H. - Las pautas vienen marcadas por el fabricante. Anualmente tenemos muchas inspecciones y cada una corresponde a diferente ámbito de la prevención y la seguridad, con lo cual tenemos que estar continuamente haciendo un mantenimiento de todas las atracciones, como del propio parque. Es tal el nivel de exigencia, que tenemos un equipo realizando inspecciones todos los días antes de abrir el parque. Además, como abrimos todos los días del año, en estas inspecciones se hacen las reparaciones y mantenimiento necesario para que el parque pueda funcionar. Por otro lado, tenemos una inspección específica que se llama TÜV,  esta empresa hace inspecciones en todos los parques para verificar el control de calidad. Si no pasamos esta inspeccione de especialidad directamente nos cierran el parque.

-Haciendo un pequeño repaso a la historia de accidentes de los parques acuático, vemos que el índice de accidentalidad en este tipo de atracciones no es muy alta. 
M.A. - Si el cliente cumple con las normas de uso, no tiene porque haber accidentes. Mediante las revisiones diarias nosotros mantenemos siempre el parque en condiciones óptimas. Pero además, durante todo el día hay un gran despliegue de socorristas en cada una de las atracciones.

-¿Existe alguna normativa en concreto para la prevención?
M.A. - La normativo oficial se establece en el BOE, pero un parque acuático tiene que ir más allá, porque con solo cumplimiento  que te exige  el BOE no es suficiente para crear un parque de estas características seguro.

-Estoy segura que unas instalaciones como las vuestras han dado más de una anécdota. ¿Alguna que queráis compartir con nosotros?
L.H. - Más que una anécdota lo que a mí me gustaría destacar es la cara de diversión de las personas invidentes que se han tirado por The Tower of Power, o de aquellos con discapacidad física que  han podido disfrutar de la sensación de bajar a una velocidad tal y que han podido sentir que volaban. ¡Incluso personas mayores de más de 80 años! Yo a veces pienso “¡Madre mía!”. Pero la gente le echa coraje en la vida y disfruta. Y hablamos en concreto de la atracción The Tower of Power porque desde abajo no se ve tan grande, pero tu te pones en el borde del tobogán y con su caída de 76 metros, ¡te aseguro que impresiona!

BOE, Reglamento para Parques Acuáticos: www.boe.es/boe/dias/2013/10/11/pdfs/BOE-A-2013-10580.pdf
 

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario