martes, 17 de noviembre de 2015

“Hay que desconfiar de las gangas excesivas en Internet”



ENTREVISTA A XABIER LEGARRETA, DIRECTOR DE KONTSUMOBIDE 
Sin apenas darnos cuenta calles, medios de comunicación y tiendas nos van introduciendo en las todavía relativamente lejanas navidades. Parecía que la necesidad de apretarnos el cinturón de los últimos años había disminuido las ansias de comprar en esta época del año. Sin embargo, La Navidad ataca de nuevo y, según los expertos, lo va a hacer con fuerza porque se espera récord en ventas.  
Xabier Legarreta, Director de Kontsumobide, nos cuenta cómo hacer un consumo responsable, cómo seleccionar los juguetes adecuados y cómo afrontar unas compras seguras, sobre todo, en la modalidad estrella de estas navidades: la compra online.
Hace poco leía el siguiente titular: “La lotería de Navidad, más segura si se compra a través de Internet”, ¿es cierto?
La compra a través de Internet no tiene por qué ser más o menos segura, todo depende de las precauciones que se tomen en el proceso.

¿Cuáles son los riesgos reales que existen?
A la hora de comprar por Internet lo que realmente preocupa a las personas consumidoras es la seguridad y la fiabilidad al realizar el pago, este riesgo hace que mucha gente no termine de decidirse por realizar la compra a través de Internet. Además, muchas de las dudas que se nos plantean giran en torno a la calidad de los productos. Al no adquirir los productos presencialmente puede que nos encontremos con artículos defectuosos o con menos calidad de la que esperábamos. El tiempo de entrega suele ser también un motivo de preocupación.

¿Qué tipos de estafas podemos encontrar en la actualidad? ¿Cuál es la más peligrosa? 
Efectivamente existen timos y robos en la red, pero como en cualquier otra parte. Lo más importante que hay que comprobar es que el sitio Web sea un sitio seguro. Lo peor que nos puede ocurrir es que no nos llegue el producto.

¿Son las navidades especialmente peligrosas para esta modalidad de compras?
Si se toman las medidas adecuadas no tiene por qué ser más peligroso realizar compras por Internet en navidades. Lo cierto es que el volumen de compra en esta época sí es superior a las otras épocas del año y quizá pueda afectar a los plazos de entrega.

¿Tiene realmente riesgo realizar compras por Internet hoy en día? ¿Cómo es la prevención de riesgos a la hora de hacer compras online?
Efectivamente existen riesgos a la hora de realizar compras online, pero como ocurre con cualquier otra vía. Lo más importante es comprobar que el sitio Web sea un sitio seguro. Para ello, Kontsumobide siempre recomienda prestar atención a los indicadores de seguridad que nos indican que podemos seguir adelante con la compra: que la página posea en su URL una “s” al final de su http, o al menos, la página donde ha de realizarse el pago tiene que contener https; cuando la página es segura también se encuentra un icono de un candado cerrado en la barra de direcciones del navegador. Desconfía de los sitios donde el icono del candado está abierto; un icono de una llave al pie de la página también es indicador de que estamos en un sitio seguro.
En cualquier caso, es conveniente hacer las compras online en sitios de confianza, a los que acudirías igualmente de forma presencial. Hay que desconfiar de las gangas excesivas en Internet. Una cosa es que en Internet se puedan adquirir productos a mejor precio y otra cosa son los imposibles. Es importante también informarse de las condiciones de compra, entrega y devolución de la propia página, y finalmente, imprimir y guardar una copia de la compra realizada.

¿Qué debemos hacer si somos estafados al realizar una compra por Internet?
En caso de producirse una estafa, Kontsumobide no es competente, el órgano competente para solucionarla es la Ertzaintza. En caso de incidencias o errores informáticos durante el proceso de compra on-line (por ejemplo, reservas electrónicas que en nuestro ordenador no se confirman como efectuadas), es recomendable guardar constancia de estos fallos por todos los medios posibles, por si tuviéramos que solicitar la anulación de algún cargo improcedente en nuestra cuenta bancaria.
Si el producto no reúne las características reflejadas en la publicidad y el contrato, si no es apto para los usos esperados, o si presenta defectos o deterioro, el producto no se considera conforme al contrato, y es aplicable la normativa de garantías. Según dicha normativa, tendríamos derecho a la reparación del producto o a su sustitución, o en su caso, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato.
Además es muy importante conocer que, al tratarse de una compra a distancia, la persona consumidora tiene derecho a desistir libremente de la compra realizada, sin tener que alegar ninguna razón.
Salvo que la tienda on-line establezca en su Web un plazo mayor, podemos ejercer este derecho en un plazo de 14 días desde la recepción del producto, o desde la celebración del contrato, si se trata de la prestación de un servicio.

Uno de los productos estrella de las navidades son los juguetes, ¿cómo debe ser la seguridad cuando hablamos de juguetes?
Los juguetes son la herramienta idónea para el desarrollo del juego y del aprendizaje de los niños y niñas, y dada la naturaleza de este colectivo (especialmente el colectivo de 0-3 años), dichos productos deben cumplir rigurosas normas de seguridad y etiquetado. Los juguetes deben ser seguros en circunstancias de uso normal o razonablemente previsible de los mismos, de modo que los niños y las niñas no sufran males o lesiones por su concepción, construcción o composición inherentes a su uso.

¿Cuáles son los riesgos más comunes?
La asfixia o atragantamiento por la ingesta de piezas pequeñas, intoxicaciones  por la composición de los materiales utilizados en la fabricación del juguete, lazos o colgantes que puedan producir ahogamientos, etc.


¿Cuál es la situación respecto al control de los juguetes hoy en día?
Los juguetes deben llevar la identificación tanto del producto como de la empresa fabricante o importadora. Además, están obligados a llevar el marcado CE, que indica que el juguete cumple los requisitos de seguridad exigidos por la Unión Europea. El marcado CE debe estar visible con carácter previo a la compra del juguete, ser indeleble y tener una altura mínima de 5mm. Para implantar el marcado CE en los juguetes, las empresas fabricantes envían sus productos a organismos notificados con el fin de que certifiquen que cumplen todos los requisitos de seguridad. Además el etiquetado, embalaje e instrucciones deben advertir de todos los riesgos que puedan existir: riesgos físicos y mecánicos, de inflamabilidad, químicos, eléctricos y de higiene.

¿Ocurren muchos accidentes?
Hoy en día el control es tal que el número de accidentes que se notifica es bajo.

¿Cuáles son los accidentes más habituales?
Los accidentes más habituales suelen ser los relacionados con atragantamientos y laceraciones por cortes.

¿Qué prevención nos recomendáis?
Actualmente se fabrican cientos de miles de juguetes y es importante conocer cuál es el juguete más adecuado para cada edad. Para la elección del más adecuado, además de tener en cuenta las recomendaciones pedagógicas, hay que prestar especial atención a las normas de seguridad. Para ello la etiqueta es uno de los elementos informativos más importantes, y por eso conviene seguir los consejos generales.

Una filosofía que promovéis desde Kontsumobide es el Consumo Responsable. Hoy que encontramos frases como “El gran consumo se prepara para unas Navidades récord en ventas", ¿qué es el consumo responsable?
El consumo responsable es el consumo que se ajusta a las necesidades reales y opta en el mercado por opciones que favorezcan la conservación del medio ambiente y la igualdad social. Es un consumo ético, ecológico y social, donde la elección de los productos no sólo se realiza en base a su calidad y precio, sino también por su impacto ambiental y social, y por la conducta de las empresas que los elaboran.

¿Se hace un consumo responsable?
Si bien es cierto que hasta hace no mucho tiempo se ha consumido de forma compulsiva e irresponsable, cada vez son más las personas que se están concienciando de que es necesario hacer un consumo responsable; cada vez hay más conciencia de que los recursos son limitados y es necesario cambiar los hábitos de consumo. En este sentido, aun cuando queda un largo recorrido por delante, la actitud de la persona consumidora está cambiando, lo que supone un avance importante en el proceso de cambio de hábitos.

¿Cuál es la realidad? ¿Ayudó la crisis al control del consumo?
En realidad, antes de la crisis era mucho más habitual que las personas consumiesen de forma más compulsiva. La crisis nos ha empujado a realizar un consumo más responsable; muchas personas han visto reducir su presupuesto y como consecuencia el criterio de ahorro ha sido el más importante a tener en cuenta en todos los actos de consumo. Esto ha provocado un cambio a la hora de consumir; la persona consumidora ha empezado a reflexionar antes de realizar la compra.

¿Por qué es necesario un consumo responsable?
Una de nuestras actividades cotidianas es ir de compras, consumir. Pero nuestro consumo en la mayoría de las ocasiones es sinónimo de “agotamiento”. No tenemos en cuenta las repercusiones de nuestros procesos de abastecimiento de bienes y servicios en el medio ambiente y en las personas que habitan el planeta. De acuerdo a la Declaración oficial de Naciones Unidas con motivo de la Cumbre de la Tierra de 2002 una de “las principales causas de que continúe deteriorándose el medio ambiente mundial son las modalidades insostenibles de consumo y producción, particularmente en los países industrializados". En este sentido Naciones Unidas ha hecho un llamamiento a revisar estos modelos insostenibles, recurriendo a modelos de consumo responsable.

¿Cuál suele ser el error más común?
El error más común a la hora de consumir es el hacerlo de forma compulsiva, sin reflexionar ni analizar sus repercusiones (a nivel de la economía familiar, a nivel social y de medio ambiente).

¿Cuáles son los mayores riesgos de un consumo irresponsable?
Muchas personas consumidoras siguen sin ser conscientes de las consecuencias directas de sus actos. Por esta razón, es necesario concienciar a la sociedad de la "relación existente" entre sus compras y las consecuencias de éstas sobre el deterioro ambiental y el calentamiento global.

¿Cuáles son las recomendaciones para un consumo responsable? ¿Cómo se puede prever un buen consumo?
Es un imperativo de nuestro tiempo la realización de un cambio social en torno a nuestros hábitos de consumo. El principio fundamental es que todos somos responsables con nuestra compra de los impactos sociales y ambientales de la producción.


Recomendaciones para una compra segura en Internet:

Consejos generales a la hora de comprar un juguete:


Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario