martes, 2 de febrero de 2016

Da Vinci, el robot que mejora al ser humano

ENTREVISTA A  ANTONIO M. LACY FORTUNY, JEFE DE CIRUGÍA GASTROINTESTINAL, HOSPITAL CLINIC DE BARCELONA 


La medicina quirúrgica fue revolucionada una vez más en el año 2000 con la aparición de un sistema quirúrgico que optimiza la decisiva mano del cirujano. Un espectacular instrumento creado desde la más avanzada ingeniería robótica a disposición de las más complejas áreas de la medicina. Por lo que su creación ha supuesto  le han otorgado el nombre de uno de los más grandes de las artes y las ciencias: Da Vinci.
Antonio M. Lacy Fortuny, Jefe de Cirugía Gastrointestinal del Hospital Clinic de Barcelona es uno de los expertos en el uso del sistema quirúrgico Da Vinci.

- ¿Qué es lo que más le fascina de operar con el tan reputado Da Vinci?
- Lo más destacable de la cirugía con el robot es la precisión de los movimientos del mismo y la reproducibilidad de los movimientos. El manejo es muy intuitivo y de fácil aprendizaje y permite trabajar en campos quirúrgicos estrechos, pequeños o anatómicamente difíciles que serían más complejos de abordar por vía laparoscópica o en una cirugía abierta. 

- ¿Qué ha supuesto su inclusión en el mundo de la cirugía?
- El sistema quirúrgico Da Vinci es la única tecnología robótica disponible en la actualidad capaz de ofrecer al cirujano la precisión, la destreza y el control asociados a la cirugía abierta tradicional. Las incisiones que se emplean en el paciente son de menos de 1 cm por lo que hablamos de un sistema quirúrgico mínimamente invasivo muy efectivo. Optimiza la acción de la mano humana, reduciendo el posible temblor y perfeccionando los movimientos del cirujano. En comparación con la laparoscopia convencional podemos decir que sus instrumentos tienen mayor versatilidad, permitiendo al cirujano operar como si lo estuviese haciendo con sus propias manos. Además ofrece una mejor visión gracias a la tecnología 3D, en contraposición del 2D de la laparoscopia convencional.
- Pero empecemos desde por el principio: ¿qué es Da Vinci, en qué consiste?
- Es una plataforma robótica quirúrgica,  que ofrece una opción mínimamente invasiva, en procedimientos de cirugía mayor. El robot reproduce a escala las acciones del cirujano, convirtiéndolas en precisos y finos movimientos de los instrumentos articulados. El sistema es controlado desde una consola ergonómica, donde opera sentado y habitualmente en el mismo quirófano, aunque puede realizarse cirugía a distancia. A su vez se conecta con la torre de visión formada por controladores, vídeo, audio y proceso de imagen y el carro quirúrgico a través del cual se accede al paciente.

- ¿Cómo es este carro quirúrgico?
- El robot tiene tres o cuatro brazos robóticos interactivos, que son los que se manejan desde la consola. En el extremo de cada brazo se pueden incorporar los diferentes instrumentos necesarios para la cirugía a llevar a cabo y se pueden intercambiar o bien modificar durante el acto quirúrgico así como: bisturís, tijeras, monopolar, bipolar, sellador de vasos y etc. Estos brazos tienen una importante movilidad y capacidad de adaptación, reproduciendo a escala las ordenes o los movimientos minuciosos realizados a través de las acciones de la mano, muñeca y dedos. 

- ¿Cómo es el trabajo del cirujano?
- El cirujano principal realiza el procedimiento quirúrgico habitual, teniendo en este caso el manejo completo de todos los instrumentos del campo quirúrgico a diferencia de la laparoscopia convencional o la cirugía abierta. En el campo estéril participa además un cirujano ayudante que, una vez acoplado el robot en el paciente, se encarga de comprobar que no haya conflictos entre los brazos del robot o los diferentes instrumentos y tiene un puerto de trabajo adicional por el que introducir material de laparoscopia para ayudar al cirujano principal si es necesario o si hay algún problema durante la cirugía. 

- ¿Qué tipo de operaciones se pueden realizar mediante este robot?
- Cualquier intervención que se pueda realizar por vía laparoscópica o toracoscópica podría realizarse mediante robot. No obstante hay ciertos procedimientos que se benefician más de esta tecnología, por su complejidad técnica, destacando: urología, sobre todo en la cirugía de la próstata;  ginecología ,histerectomías, miomectomías y anexectomías; cirugía general por ejemplo cáncer colo-rectal o cirugía esofágica; cirugía cardíaca, reparaciones valvulares; y otras cirugías torácicas, pediátricas y máxilofacial. 

- En cuanto a la prevención, ¿en qué aspectos mejora la cirugía el uso de Da Vinci?
- Desde el punto de vista del paciente se ha demostrado que el robot disminuye el riesgo de hemorragia, dolor postoperatorio, cicatrices más pequeñas y menor riesgo de infecciones, todo ello asociado a estancias hospitalarias más cortas. Desde el punto de vista del cirujano, ofrece la posibilidad de operar desde una posición más cómoda y ergonómica, minimizando el riesgo de lesiones crónicas secundarias a una posición incómoda en el campo quirúrgico. Además evita o disminuye el riesgo de pinchazos o cortes accidentales y con ello el riesgo de contagio en pacientes afectos de alguna enfermedad infecciosa.

- Pero ¿sigue suponiendo algún riesgo?
- El principal riesgo o inconveniente en mi opinión, es la falta de sensación táctil (feed-back tensil) al no tocar directamente el tejido, que es a lo que el cirujano está acostumbrado y por ello en fases de aprendizaje en ocasiones es difícil controlar la tensión que se transmite a los tejidos. 

- ¿Cuál crees que será el siguiente paso en este ámbito?
- Posiblemente la tendencia actual es desarrollar nuevas tecnologías que permitan realizar las mismas intervenciones de forma menos invasiva cada vez a través del monopuerto por robot, nanorobótica… Y a la vez nuevos sistemas que permitan al cirujano tener sensación táctil a través de los controles del robot. Y seguro que en un futuro entrará en juego también la robótica inteligente con autonomía en algún ámbito de la cirugía o procedimientos menores.

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario