martes, 25 de abril de 2017

“Los protocolos son algo vivo que hay que ir actualizando periódicamente”


El Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario La Paz  es uno de los centros referentes en nuestro país en tratamientos de enfermedades de transmisión como VIH, Hepatitis B y C e incluso el tan mediático virus del Ébola. Una profesión delicada que requiere mucho cuidado y atención, sobre todo en la prevención de riesgos laborales y accidentes.
Tres voces nos hablan de cómo es el funcionamiento de un hospital de estas características.

CONCEPCIÓN NÚÑEZ LÓPEZ, Coordinadora del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

-¿Cuál es el protocolo para evitar infecciones entre los sanitarios?
-Protocolos concretos hay muchos. Lo fundamental es realizar correctamente la evaluación del riesgo al que puede estar expuesto el trabajador y tomar las medidas de protección adecuadas, tanto colectivas como individuales. Un ejemplo de estas medidas de protección pueden ser los Equipos de Protección Individual (EPI). Es básica la información, la formación en las medidas de protección y el entrenamiento.


-¿Cómo se diseña un protocolo de este tipo?
-Los protocolos se diseñan valorando el riesgo, las medidas de protección frente al mismo y su utilización con el trabajo coordinado de los servicios implicados. Los factores a tener en cuenta son la valoración del agente de riesgo, el lugar de trabajo, los equipos de protección adecuados, los procedimientos de trabajo y el personal al que va dirigido. Los protocolos son algo vivo que hay que ir actualizando periódicamente y en nuestro hospital tenemos muchísimos protocolos específicos y adaptados a nuestro centro.


-¿Cuál es la norma de oro en cuanto a seguridad y prevención?
-Lo más importante es contar con medidas de protección y de prevención adecuadas al riesgo, así como una correcta información a los trabajadores, formación y entrenamiento.

-¿Cuál es el error más común?
-En la vida siempre se puede cometer un error y en medicina el riesgo cero no existe. Lo más importante es el control y seguimiento de los trabajadores para establecer medidas de forma inmediata en caso de que se produzca algún incidente, además de la vigilancia activa que realiza de forma sistemática cuando se comunica. No hay un error que podamos decir que es el más común. Los trabajadores están preparados y tienen las medidas de prevención adecuadas para realizar su trabajo. La seguridad es una mejora continua en la prevención.

-¿Se puede sentir miedo en esta profesión?
-Siempre se puede sentir miedo, pero los trabajadores sanitarios tienen conocimiento de los riesgos y medidas de prevención y no debería darse esa situación si el trabajador aplica las medidas generales de precaución universal, prevención y protección.

-¿Se expone realmente el sanitario a un peligro en esta profesión?
-No si, como decía antes, el trabajador utiliza las medidas de precaución universal y de protección personal adecuadas. Es importante que el trabajador sanitario realice los exámenes de salud periódicamente y que estén vacunados correctamente, para eso tenemos en el hospital el área de Salud Laboral.

-Cuando alguien sospecha que puede estar infectado, ¿qué es lo que tiene que hacer?
-Siempre que se produce algún incidente o cuando un trabajador está enfermo debe comunicarlo al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y al especialista correspondiente del sistema de salud para tratamiento control y seguimiento. En caso de que precise asistencia sanitaria de carácter urgente debe acudir, en nuestro caso al Servicio de Urgencias del hospital.

MARTA MORA RILLO. Especialista de la Unidad de Enfermedades Infecciosas/UAAN

-¿Qué tipo de enfermedades víricas se tratan en este hospital?
-En la unidad de Medicina Tropical y del Viajero se atienden múltiples enfermedades virales importadas. En La unidad de Aislamiento de Alto Nivel (UAAN), se atienden aquellas patologías infecciosas consideradas de altas consecuencias o por su letalidad y/o contagiosidad, como son las fiebres hemorrágicas como la enfermedad por virus del Ébola o la fiebre hemorrágica por virus Crimea-Congo.

-¿Cuál o cuáles son las más peligrosas?
-La mal llamada “peligrosidad” de todas estas enfermedades de altas consecuencias es difícilmente comparable, dado que se mezclan elementos que dependen de la enfermedad y del paciente que la padece, en el sentido de su pronóstico individual, con elementos relacionados con la seguridad de los trabajadores. Podríamos aventurar que de las nombradas previamente, la enfermedad ocasionada por el virus del Ébola se podría considerar la más “peligrosa” tanto por la mortalidad del paciente, como por la transmisibilidad de la misma en la comunidad y entre los trabajadores sanitarios en caso de no tomar las adecuadas medidas de prevención.

-¿Qué tipo de infecciones soléis tratar?
-Las unidades de aislamiento de alto nivel como la nuestra están preparadas para la atención de las consideradas como enfermedades altamente contagiosas

-¿Cuál es la más común?
-Ninguna de estas enfermedades en nuestro entorno sanitario es común en este momento. Esta a priori baja probabilidad del evento hace que la necesidad de alerta y preparación de todo el personal sanitario sea fundamental para su detección precoz y manejo apropiado. Como con cualquier evento no esperado, la preparación es básica para una adecuada respuesta.

SUSANA REVERTER VÁZQUEZ. Jefa de Comunicación

-Casos como el ébola son muy llamativos en los medios de comunicación generalistas, sin embargo gripes comunes pueden crear más víctimas, ¿qué valoración hacéis del tratamiento de estos casos por los medios de comunicación generalistas?
-No importa que sea gripe o ébola, la información sanitaria es muy sensible y requiere de mucha responsabilidad por parte de todos los implicados: Administración, profesional sanitario, periodista y medios de comunicación. Esta responsabilidad es aún mayor cuando se trata de enfermedades contagiosas porque suelen generar alarma en la población. En 2014, a raíz de los casos de ébola en España, más que una crisis sanitaria se produjo una crisis informativa en la que hubo una carencia de portavoces en el inicio y esto facilitó la publicación de muchos rumores e informaciones sin contrastar lo que, sin duda, incrementó la incertidumbre de la población y ayudó a propagar el temor entre los ciudadanos.

Nuestro agradecimiento al Hospital Universitario La Paz, y a:
CONCEPCIÓN NÚÑEZ LÓPEZ. Coordinadora del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.
MARTA MORA RILLO. Especialista de la Unidad de Enfermedades Infecciosas/UAAN.
SUSANA REVERTER VÁZQUEZ. Jefa de Comunicación

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez


No hay comentarios :

Publicar un comentario