viernes, 25 de marzo de 2011

Maruri-Jatabe, un municipio comprometido con la seguridad

Abando Seguridad ha realizado para este ayuntamiento vizcaíno muy diversos trabajos bajo un mismo denominador común, la seguridad. Soluciones viales para mejorar la visibilidad y reducir el riesgo de atropello, antideslizantes para evitar caídas o señalización diversa, son algunos de ellos.

¿Cómo un pequeño municipio como este tiene una sensibilidad tan grande por la seguridad?

Entrevistamos a su alcalde, Joseba Alzaga, sobre el origen de esta preocupación y sobre las acciones concretas que han llevado a cabo en este sentido.

La población de Maruri-Jatabe está fundamentalmente formada por parejas jóvenes con hijos pequeños y por personas mayores jubiladas, que viven en sus caseríos familiares, normalmente dispersos y alejados del centro del pueblo. Una de las cuestiones más importantes, en opinión del alcalde, es fomentar las actividades saludables de todos los vecinos dentro de un entorno lo más seguro posible, teniendo en cuenta que cada colectivo tiene sus propias necesidades y merece una atención específica. 

Joseba nos explica una serie de iniciativas que se han llevado a cabo dentro de su política de prevención, como por ejemplo, un tratamiento antideslizante para suelo, para evitar que un pequeño puente de madera, junto al parque infantil, resultara peligroso en días de lluvia. Una manera sencilla y muy eficaz de evitar posibles sustos. Por otra parte, junto a dicho parque está situado el campo de fútbol, muy cerca de la carretera general.

Para evitar que al escaparse el balón, algún niño pudiera tener la tentación de correr tras él y pudiera ser atropellado, el ayuntamiento encargó un cerramiento especial que por su propia altura impidiese que esto ocurriera. Parece que el resultado ha sido excelente.

Los vecinos agradecen este tipo de soluciones, ya que son ellos quienes conviven con los riesgos. “Lo importante es concienciar a la gente”, afirma. “Hay que combinar todas estas acciones con una labor de sensibilización”. Nos lo explica con otro ejemplo. “Hace un tiempo llevamos a cabo un bidegorri (carril para bicicletas) aprovechando parte de una calzada.
Tuvimos que hacer un gran esfuerzo en cuanto a la señalización, pasos de peatones, separación de calzadas, señales de ceda el paso, etc". Los vecinos han valorado positivamente el resultado y cumplen la señalización.

El consistorio también ha realizado un importante esfuerzo en cuanto a la señalización de tráfico en caminos vecinales, parques e instalaciones del municipio, que, como en el caso de las piscinas, son muy utilizadas por los vecinos y por gran número de personas que se acercan hasta este pueblo para disfrutar precisamente de las actividades saludables que ofrece.

De cara al futuro, la corporación municipal acaba de iniciar un estudio sobre el estado y las condiciones de accesibilidad de los caseríos, muy antiguos la mayoría de ellos, y ocupados en gran medida por personas mayores que necesitan de ciertas condiciones mínimas de seguridad. Es un proyecto en el que se ha involucrado todo el ayuntamiento. Se trata de ver si estos hogares cumplen las condiciones mínimas en aspectos tan básicos como el tipo de suelo o situación de las escaleras, instalaciones de gas y calefacción, accesibilidad, etc. Con los resultados obtenidos tratarán de establecer las mejoras necesarias para solventar posibles riesgos.

La conclusión que sacamos de esta entrevista es muy clara. Cuando la prevención figura entre los primeros puestos en la escala de prioridades, todo avanza en el sentido correcto. La seguridad no es sinónimo de grandes inversiones ni grandes infraestructuras, la seguridad es, simplemente, una forma de garantizar la calidad de vida.

Por último, agradecer a Joseba Alzaga su amable colaboración y felicitarle por su compromiso con la seguridad.
Artículo elaborado por: Cristina Ruiz.

No hay comentarios :

Publicar un comentario