jueves, 9 de junio de 2011

Barra Química Luminiscente, ilumina al instante cualquier situación de emergencia

Aunque todavía no es demasiado conocido su uso en emergencias y rescates, las Barras Químicas Luminiscentes son consideradas como una de las fuentes de luz más seguras para señalizar inmediatamente después de situaciones de catástrofes naturales: terremotos, huracanes, tornados,etc, debido al hecho de que no requieren de ningún tipo de energía adicional para funcionar y no crean ningún riesgo de fuego, por lo que son eficaces probablemente, en la mayoría de las situaciones de peligro. De hecho, cada vez son más utilizadas debido a su gran versatilidad y fácil manejo.

Entre sus ventajas destaca que son resistentes al agua, autónomas (no necesitan pilas ni electricidad), no son inflamables y son eficaces para iluminar cualquier pequeño hueco en caso de emergencia.

Vamos a conocer un poco mejor en qué consisten y cómo funcionan:


Se trata simplemente de un tubo de plástico que contiene en su interior dos sustancias químicas aisladas, que cuando se combinan a través de una reacción química inducida por la quimioluminiscencia, producen y desprenden luz, pero no calor.
Tan solo hay que doblar el tubo y agitarlo para que las dos sustancias entren en contacto y se produzca la reacción.

Su origen está en Estados Unidos donde en los años sesenta se registran las primeras patentes y su aplicación inicial parece que estuvo ligada al ejército de este país con la idea de sustituir a las bengalas en las operaciones de asalto y evitar el riesgo de incendio que éstas tenían.


Sin embargo, hoy en día su uso se ha extendido a la gestión de situaciones de emergencia, evacuaciones, rescates, etc, e incluso al mundo del ocio y el entretenimiento (conciertos, discotecas, pulseras, etc).

Por su pequeño tamaño, estos tubos pueden lanzarse e iluminar pozos, huecos de ascensor o estrechas grietas, facilitando el rescate de personas atrapadas sin tener que desperdiciar elementos de iluminación mucho más costosos y frágiles. Por otra parte, su resistencia al agua, las hace perfectas para rescates submarinos, con nieve o accidentes con condiciones climatológicas adversas y su extremo con gancho permite colgarlo para señalizar cualquier tipo de obstáculo.


Según las sustancias que se combinen, la luz desprendida será de un color, pudiéndose establecer un código de colores en su aplicación, y la intensidad y duración de la luz podrá variar, según modelo, desde los 30 minutos hasta las 12 horas.

Por último, destacar que a las ventajas expuestas hasta ahora, hay que añadir el hecho de que se trata de un producto económico. ¡Qué más se puede pedir!
Ver + información sobre las Barras Químicas Luminiscentes

¿Queréis ver cómo funciona?

No hay comentarios :

Publicar un comentario