lunes, 29 de octubre de 2012

"La falta de formación en la montaña es un arma mortal"


 - ¿Qué hay que tener siempre en cuenta a la hora de iniciarse en este tipo de deportes?
Principalmente, la condición física que uno tenga y de dónde procede la información de la que se dispone. Hoy contamos con Internet, que es un arma de doble filo, ya que no hay filtros ni criterios específicos para seleccionar la información; por eso, cada vez nos encontramos más con gente que lee cosas y se cree que ya sabe todo sobre la montaña. Esto es muy peligroso. La mayor parte de los accidentes ocurren en la iniciación; en niveles expertos, es difícil que se den casos, aunque también los hay.
Hace poco, hicimos un pequeño estudio y vimos que muchos de los accidentes ocurridos vinieron por la falta de información objetiva y especializada, así como por la ausencia de preparación física y de material acorde a la actividad que estamos acometiendo. 
Álvaro Ramos vive entre montañas, en un pequeño pueblo de León, haciendo de su gran pasión su propio trabajo. Los fines de semana son sus días de mayor actividad deportiva, ya que guía y forma a los enamorados de los deportes de Alta Montaña como él. Es consciente de que el medioambiente necesita que le echemos una mano y aprendamos a respetarlo, por eso lucha para conseguirlo, a través de sus formaciones. Le preocupa mucho la seguridad y quiere acabar con los accidentes en estos tipos de deportes. Álvaro Ramos es Director de la Escuela Castellanoleonesa de Alta Montaña, y nos abre los ojos ante la realidad de una práctica tan bonita como exigente.


- ¿Cuál es la base y motor de la actividad de la Federación?
Dentro de mi área, lo que nos mueve es la formación de los federados y la seguridad en las actividades de montaña. Ese es nuestro objetivo, que todos tengan la oportunidad de formarse en este aspecto. Siempre se persigue el criterio de la seguridad. Cuantos más conocimientos al respecto, mucho mejor. Además de inculcar una educación y respeto por el medio ambiente.
- ¿Existe un perfil concreto del montañero?
Hay de todo. Desde la gente más joven (8 ó 9 años) a la más adulta (65 años); aunque sí que es verdad que, a partir de los 45, la gente se pone más barreras psicológicas y les cuesta dar el paso para acudir a cursos de formación. Además, hay algunos que se niegan a usar las nuevas tecnologías y las últimas técnicas.
- ¿Cuáles son los mayores encantos de los deportes de montaña?
El mayor encanto es el entorno donde se desarrolla la actividad. El tipo de deporte da lo mismo, la magia la tiene el lugar donde ocurre. Por eso, después de la seguridad, la conservación del medio es nuestro principal objetivo, aunque van siempre de la mano. Los montañeros debemos respetar el medio ambiente, el lugar por donde nos movemos.
La mayoría responde positivamente cuando le presentas los argumentos de peso y las normas, pero sigue habiendo muchos que se empeñan en ir contracorriente y saltarse leyes básicas, que son fundamentales para conservar el entorno tan preciado en el que nos movemos.
Hay gente a la que le da igual que un ave esté anidando y los agentes medioambientales hayan prohibido o regulado el paso en cinco meses, porque no entienden que es importantísimo seguir esas normas. Antes, no había apenas reglas, había una sensación de libertad plena en la montaña; pero el desconocimiento no exime de cumplir la ley, por eso hay que respetarla.

- ¿Cuál es la herramienta teórica que nunca debe faltar a la hora de evitar accidentes de montaña?
El sentido común; es lo más importante. Por desgracia, es algo que se está perdiendo. La gente que sale tiene que saber dónde y qué va a hacer, porque es lo básico para evitar accidentes.
Por ejemplo, nos encontramos con el Espigüete, que es uno de los lugares más llamativos de la montaña castellanoleonesa, pero también uno de los más peligrosos, porque   requiere tener un conocimiento del uso de técnicas invernales básicas y la gente no se da cuenta de esto.
Siempre hay que tener una buena guía de la zona, tener mapa de la zona, ser consciente de la actividad que se va a realizar y preguntarse a uno mismo si se ve capaz de hacerlo o no. Hay que saber cómo refrigerarse, alimentarse de la manera adecuada, contar con el mejor material, etc. La preparación es primordial.
- ¿Existe una eficiencia del sector federativo o todavía hay mucho que mejorar?
Siempre hay algo que mejorar. Ahora mismo no tenemos la relación de los datos de los accidentes que ocurren con la información de si el accidentado había recibido cursos de formación previos.
Además, desde la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León, estamos intentando que la figura del profesor sea la de “Técnico Deportivo en Alta Montaña, escalada en roca, media montaña y barrancos”. Creemos que es una educación formal, con una formación mínima necesaria para ser un buen docente. Además, así se atacara más el intrusismo que existe a día de hoy y que resulta tan peligroso. Esto degenera la actividad. La falta de formación en la montaña es un arma mortal.
- ¿Hay un compromiso real de responsabilidad por parte de los usuarios de la montaña?
Siempre hay de todo, pero por lo general, los datos no son muy buenos. La gente que lleva muchos años peca de exceso de confianza, y los nuevos, muchas veces, creen que va a ser mucho más fácil de lo que realmente es.
La suma de incidentes es lo que provoca el accidente; si uno no para y reflexiona la razón de los incidentes, acabará sufriendo un accidente. Cuando hay una muerte de por medio, parece que da reparo ahondar en las causas, pero es la mejor manera de saber qué ha ocurrido y qué es lo que no se puede volver a repetir. Sigue siendo un poco tabú hablar sobre un accidente mortal, pero reflexionar sobre esto puede salvar otras vidas. Hay que intentar extrapolar lo negativo y sacar las verdaderas razones, para que no vuelva a ocurrir.
Un grupo dispar, el material inadecuado, el mal tiempo… son señales que hay que ver claramente para no encontrarnos con un desagradable final.
- ¿Cuáles son las imprudencias que más se repiten en la montaña?
Son varias; desde infravalorar la actividad, y que ésta nos sobrepase físicamente, hasta que nos encontremos con pasos o trepadas que sobre el papel son sencillas pero, después de unas cuantas horas de caminata o el peso de la mochila, hacen que se nos atragante. Al no llevar material, como cuerda para asegurarse correctamente, hacen que un pequeño resbalón acabe en tragedia.
Otra típica imprudencia suele ser el no tener conocimientos de orientación, por lo que la más mínima incidencia hace que  no sepamos dónde nos encontramos.
No solemos preparar la salida en casa. Dónde vamos, datos técnicos de la ruta, qué material necesitaremos, cuántas horas, teléfonos de refugios, de grupos de rescate, posibles escapatorias, qué grupo de personas salen también ese día, etc. Esta fase es fundamental para que cuando estemos en "el ajo" podamos tener casi todas las variables controladas. Hay que pensar que el riesgo cero no existe. Y por último, en casa se deben analizar los incidentes y accidentes que hayamos tenido. Cuanto más críticos seamos mejor. Esto es lo que nos ira dando experiencia.
- ¿Existe un incremento de los accidentes en los últimos años? ¿Qué datos se tienen actualmente al respecto?
Creemos que va en relación directa con el aumento del número de participantes. Aunque hay otras variables, como que los montañeros no vamos sumando experiencias en montaña poco a poco y rápidamente queremos llenar nuestro currículo montañero con grandes gestas, que nos den el reconocimiento de nuestros semejantes.
- ¿Qué actividad de este tipo genera más rescates en España? ¿Por qué?
La actividad que más accidentes provoca es el senderismo. La principal razón es que es la que más se practica por parte de los montañeros. La causa más destacada suele ser que, al tener la sensación de ser una actividad segura y sencilla, parece que no hace falta tener conocimientos en orientación ni una condición física mínima.
- Recientemente se ha celebrado la IV Jornada de Ciencia y Montañismo, donde hemos podido saber que el mayor número de rescates se dan en el Pirineo Aragonés, aunque un 90% de las personas rescatadas no son de Aragón. ¿Ocurre lo mismo en las montañas de Castilla y León?
Sí. En Castilla y León el mayor número de personas que son rescatadas son de otras comunidades. En la zona de Burgos y Palencia suelen ser personas del País Vasco, así como en Segovia y Ávila suelen ser de Madrid.
- ¿Qué hay que mejorar en materia de seguridad en este ámbito deportivo?
Que la formación básica de los montañeros no sea autodidáctica ni de otros amigos "expertos". Ésta será nuestra base, para una buena formación como montañeros. Y ha de hacerse con un profesional.
Cuando alguien quiere aprender a esquiar o a nadar, se apunta a un cursillo. Pero en montaña no. Aquí en España, que alguien se apunte a un curso de formación  o contrate los servicios de un guía para hacer una actividad está a años luz de los  países del arco alpino.
-¿Existen suficientes campañas de sensibilización al respecto?
Se hacen pocas campañas. Es uno de los aspectos sobre los que estamos trabajando. Normalmente las campañas son sobre como actuar ante el accidente, pero pocos se hacen para prevenir el accidente.
- En caso de accidente de montaña, ¿qué protocolo de actuación se debe seguir?
Hay tres grandes pasos: Proteger, avisar y socorrer.
Todos deberíamos, no solo por ser montañeros, hacer algún curso de primeros auxilios. Por no decir que debería ser formación básica en los colegios.
Una vez protegido deberemos llamar a los teléfonos de emergencias de la zona donde estemos; en Europa hay países que no funciona el 112, de ahí la importancia del trabajo en casa para preparar la actividad. Una vez que nos hayamos comunicado con ellos, un médico del 112 nos irá dando consejos de cómo actuar. Si no es posible la comunicación, el sentido común y nuestro conocimiento en primeros auxilios tendrán que ser suficiente herramienta para ayudar.
- El uso del material de seguridad es imprescindible para estos deportes, pero ¿hay un buen seguimiento y revisión del mismo? ¿Cuáles son los mejores consejos de uso?
No hay un buen seguimiento y revisión del material; la principal razón suele ser la falta de conciencia  como consumidores.  Intentamos ir a lo más barato y al establecimiento que sea.
En la mayoría de los pequeños comercios de montaña, la persona que nos atiende tiene una doble experiencia. Por una parte  suelen estar al día en cuanto a materiales, normas y nuevos adelantos, pero por otro lado suelen ser montañeros que practican varias disciplinas de montaña. Cuando compramos algún tipo de material, el consejo que nos suelen dar  es fruto de estas dos experiencias.
Al comprar el material, con él suelen venir unas instrucciones de uso, mantenimiento y revisión que casi nadie lee.
El mejor consejo es leerlos y además dejarse asesorar por los verdaderos profesionales de la venta de material. Una cosas es un profesional de la venta y otra la de un tendero que esta en un trabajo esporádico y que podría vender hoy una cuerda y mañana una tabla de surf.
- ¿Desde la Federación se siguen métodos específicos para mejorar la técnica de los montañeros?
Intentamos organizar encuentros de montañeros en los que se ofertan talleres para que la gente pueda ver como es un curso y, además, que pueda recibir un mínimo en cuanto  a técnicas. Estos encuentros son variados (orientación, nieve, roca, auto-rescate, etc.).
- ¿La belleza del paisaje suele cegar la conciencia de seguridad en la montaña?
No, lo que suele cegar la conciencia de seguridad es la actividad, no el paisaje.
- ¿Qué pautas debe seguir el enamorado de las actividades en montaña para una práctica segura?
Llevar a cabo las tres fases de la actividad (preparación en casa, realización de la actividad y una reflexión posterior de lo sucedido).
Preparar la actividad en casa es fundamental (donde vamos, que material, horas, teléfonos, meteorología, condiciones de acceso, condiciones de la nieve, grupo que ira, experiencia de los miembros, escapes, etc.). Estos datos son los que nos darán herramientas para que ante un problema podamos actuar con celeridad y de manera correcta.
- ¿En qué época del año hay mayor número de afluencia de deportistas?
En verano. Aunque en invierno cada vez hay más gente practicando deportes de montaña.
- ¿Y de accidentes?
En verano. Sobre todo junio, julio, agosto y primera quincena de septiembre.  Aunque  también durante las fiestas.
- ¿Qué parte de la montaña castellanoleonesa no se puede dejar de visitar?
Vivo en un pequeño pueblo de León. Por lo que no puedo ser muy objetivo con esta pregunta. Soy un enamorado de la Cordillera Cantábrica.
- ¿Es tu favorita?
Si, junto al Sistema Central, Pirineos, Alpes,..........
- ¿Cuál es la más peligrosa?
¡¡Ufff!!. Creo que las más peligrosas son las que tienen una aproximación corta y fácil.
Fuentes Carrionas o el Circo de Gredos son las que más accidentes tienen, ya que va muchísima gente y en invierno, así como al principio de la primavera, la nieve  y el hielo pueden dificultar mucho las actividades.
En verano, en Picos de Europa es donde más problemas se centran. Es un macizo montañoso complejo  y al que la gente va con demasiada tranquilidad.
Aunque las zonas en sí no son  peligrosas; es la masificación la que hace que exista allí un aumento de los accidentes. Cualquier zona, si el montañero no tiene unos conocimientos mínimos, es peligrosa.
- ¿Qué es lo mejor y lo peor que esta forma de vida te ha aportado?
Lo mejor es que estoy siempre donde quiero estar, en el campo. Por ahora, lo peor es cuando voy a determinados sitios veo cómo nuestro paso deja un rastro de basura y destrozo del medio ambiente brutal. Hay refugios generando desperdicios y malgastando agua para duchas y otros servicios no acordes a estas instalaciones de montaña, estaciones de esquí y un largo etcétera. Me duele ver cómo pasa desapercibido por todos.
- Un mensaje que te gustaría dar a todos los amantes de la montaña.
Que cuidemos la montaña y seamos críticos con lo que en ella se hace. Además, que seamos prudentes y seguros en nuestras actividades de montaña.

Artículo elaborado por: María Alcubilla

No hay comentarios :

Publicar un comentario