martes, 11 de diciembre de 2012

¿Son seguros los juguetes de nuestros hijos?

Los niños son como esponjas que absorben todos y cada uno de los estímulos que reciben. Aprenden con una velocidad sorprendente e imitan lo que perciben de su entorno. Su forma de aprender es a través del juego, por eso los juguetes son una parte fundamental en la vida de los pequeños de la casa. Pero, ¿cómo elegir el juguete más adecuado? ¿En qué debemos fijarnos a la hora de comprar este producto?

Oliver Giner, quien forma parte del equipo de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, nos acerca un poquito más este maravilloso mundo, donde la seguridad y las estrictas normas en la fabricación no son un juego de niños.



1       ¿Qué papel juega la AEFJ en el panorama nacional? ¿Cuál es su principal función?
La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) fue fundada en 1967 y se encarga de agrupar a las empresas de este sector, así como de actuar como entidad colaboradora de la Secretaría General del Comercio Exterior, desde el año 89. El objetivo de la Asociación es apoyar a la industria juguetera con un amplio abanico de servicios, como son la promoción, las relaciones con la Administración Pública, el contacto con las asociaciones de consumidores, la normativa de seguridad y la legislación. También  ofrece su apoyo a las empresas en cuanto al marketing e imagen del juguete español, ferias, exposiciones y misiones comerciales. Lo más importante es que se trabaja para la defensa de los intereses generales de la industria juguetera española.

¿Cómo es el proceso de fabricación de un juguete?
Existe tal variedad de juguetes que sería muy complejo intentar describir todos y cada uno de los procesos productivos que están alrededor del juguete. Si bien un peluche requiere de una fabricación totalmente artesanal y manual, un coche radiocontrol incorpora tecnología que requiere de maquinaria especializada y muy precisa.

Existen fases que son comunes a todos los juguetes. Desde que surge la idea, el departamento de diseño trata de plasmarla en un papel. En esta fase de diseño es muy importante que se tengan en cuenta los aspecto de seguridad que específica la legislación europea. Tras los primeros diseños, se empiezan a realizar pruebas o prototipos, que se irán modificando para adaptarlos a las exigencias iniciales de seguridad, calidad y diseño. Además, se adaptan también los procesos productivos para poder fabricar el producto. Una vez optimizado el proceso y comprobado el producto, se empieza con la fabricación, realizando muestreos periódicos para comprobar la calidad.  

¿Sigue el proceso de fabricación del juguete unas normas técnicas armonizadas?
Sí. El juguete está sometido a una tremenda presión normativa en cuanto a la seguridad y, hoy en día, no se concibe fabricar sin utilizar normas armonizadas. Éstas normas se utilizan en todas las fases del ciclo de vida del juguete, desde la fase del diseño (la más importante), hasta aquella en la que el juguete está en la casa del niño.

Las normas armonizadas son esenciales en la actualidad y tras ellas hay una legislación que les da, prácticamente, la condición de obligatorias. 

¿Qué papel juega el aspecto de la seguridad en el diseño del juguete? ¿Prevalece el diseño a un juguete seguro?
La seguridad prevalece antes todo, si un juguete es atractivo pero no cumple normas se descarta. Los fabricantes responsables no pueden permitirse fallos en seguridad, puesto que en ello les va la supervivencia. Un producto defectuoso es un producto que puede poner en peligro al niño, y el niño es el motivo principal de este sector. Nadie se plantea incumplir normas, no es una opción. 

¿Qué aspectos se inspeccionan en el proceso de control en la fabricación del juguete?
Todos aquellos que son vitales para que el juguete no presente ningún peligro. Cada juguete tendrá un pliego de condiciones diferentes. Por ejemplo, en una bicicleta se controlará la resistencia de materiales o las partes móviles entre sí, y en un peluche se vigilarán las costuras o las partes pequeñas que podrían llegar a producir asfixia en niños pequeños, si éstos llegaran a tragárselas.

   ¿Cómo se comprueba que el producto cumple con todos los requisitos de seguridad exigidos? ¿Existe algún tipo de identificación concreta que lo acredite?
La identificación que acredita que el fabricante ha aplicado la legislación en la fabricación del juguete y que, además, la ha verificado a posteriori es el marcado CE. El marcado CE constituye una declaración del fabricante en la que certifica que el producto es seguro y cumple con la legislación europea de seguridad del juguete.

7  ¿Son los parámetros de calidad de un juguete una cuestión obligatoria para el fabricante?
Si, la Directiva 2009/48/CE sobre seguridad de los juguetes es de obligado cumplimiento en todos los países miembros de la Unión Europea. 

¿Qué tipo de organismos controlan la fabricación de juguetes y qué tipo de requisitos deben cumplir?
La responsabilidad del control en la fabricación recae sobre el fabricante, pero si éste no quiere o no puede hacerlo, puede recurrir a un Organismo Notificado.

Los Organismos Notificados son entidades que, tras acreditar una experiencia y conocimiento suficiente sobre la seguridad del juguete, obtienen la acreditación para realizar exámenes CE de tipo, en los que el laboratorio (Organismo Notificado), se encarga de verificar todas las fases del producto y certificar si éste es, o no, seguro. 

¿Qué clase de controles físicos y mecánicos debe superar un prototipo de juguete, para dar paso al proceso de producción?
Cada uno tiene un determinado protocolo de verificación. Lo importante es conseguir que todos sean lo más seguros posibles y no supongan ningún peligro. Para menores de 36 meses, por ejemplo, el juguete debe ser resistente, tener buenos adhesivos o pegamentos, y no generar piezas pequeñas que puedan causar asfixia.

Los juguetes para niños de más edad, deben tener los tamaños adecuados para los diferentes pesos. En los juguetes eléctricos se deben hacer comprobaciones y verificar que no se calientan ni producen descargas. Son diferentes ejemplos de lo que hay que hacer con anterioridad al proceso de producción, pero también se realizan controles durante toda la fabricación. Además, hay empresas que hacen muestreos en tiendas, para comprobar que el producto es adecuado para la venta y el uso. 

¿Qué es lo que nunca puede faltar en un buen juguete?
No todos los juguetes son los adecuados. En el niño no hay nada estrictamente conciso, ya que su mente es muy abierta y cualquier cosa le puede resultar fascinante. Por eso, un buen juguete es aquel que mejor se adapta a las necesidades de quien lo va a usar: el niño.

Desde el punto de vista técnico, un buen juguete es aquel que supera con éxito todos los controles de calidad. La empresa se juega su supervivencia en el producto bien hecho y no se puede permitir fallos que dañen a sus clientes: los pequeños de la casa. Ninguna empresa profesional fabricará un juguete inseguro.

Pueden aparecer fallos, ya que influyen muchos factores; pero toda empresa responsable buscará de inmediato la forma de solucionarlo antes de continuar con el proceso de producción.

1    ¿Qué tipo de sello o marca deben llevar los juguetes fabricados en España?
Ninguno. Actualmente no hay una obligación de poner un “Made in Spain”. Lo que sí que es obligatorio es poner la dirección de contacto dentro de la Unión Europea.

1   ¿Qué se le exige a un juguete para que pueda salir a la venta?
Hoy en día se pide que cumpla con la directiva de seguridad a nivel legal y con diversos reglamentos europeos, como el REACH, que regula las sustancias químicas incorporadas en los juguetes. Además, existen los controles específicos de cada tipo de producto.

¿Cuál es la información para el usuario que debe acompañar al juguete en su comercialización?
Debe tener el marcado CE; es imprescindible, ya que muestra que cumple la legislación europea en materia de Seguridad. También deben aparecer los datos del contacto responsable dentro de la Unión Europea, las advertencias de seguridad específicas de cada juguete y la edad de uso. Toda esta información debe ir en el idioma establecido en cada país. Aquí, toda la información debe aparecer en castellano.

1   ¿Cómo debe ser el almacenamiento de este tipo de productos?
Con el mayor cuidado posible. Cada fabricante establece sus pautas específicas de almacenamiento. Se intentan hacer cajas que resistan los impactos y determinadas condiciones ambientales. La forma varía para cada tipo de producto. Cuando se almacena un juguete eléctrico, no puede dejarse a la intemperie, ya que se corroen las conexiones y se estropean.

Lo que está claro es que la manera de almacenar los juguetes repercute en el resultado final, por lo que hay que seguir siempre unas buenas pautas.

1   ¿Tiene el juguete una responsabilidad social?
El juguete es muy importante en la infancia. El niño aprende a enfrentarse a la vida a través del juego. Todos los juguetes cumplen un rol social. Una bicicleta permite mejorar el equilibrio, conocer el entorno, saber competir con los amigos… Está claro que el juguete tiene una importancia de peso en el desarrollo social del niño y, por tanto, adquiere una gran responsabilidad.

1   ¿Qué se demanda actualmente por parte del consumidor de juguetes?
Es un sector donde resulta muy complicado hacer previsiones. Una empresa se puede gastar mucho dinero en grandes campañas publicitarias y luego fracasar en la venta que esperaba. No hay una fórmula exacta. Es cuestión de modas. No sabes a ciencia cierta cómo varían las tendencias, pero lo que está claro es que el juguete tradicional, como muñecas, bicis, puzles, siempre tiene que estar ahí.

Por un lado, el consumidor demanda la tecnología, ya que se imitan las rutinas diarias de la realidad, pero por otro lado, sigue comprando los juguetes de toda la vida.

1   ¿Han cambiado las formas de jugar? ¿Cómo?
Lo que realmente ha cambiado es el juguete. Este producto hoy incorpora tecnología que era impensable hace veinte años. El progreso también se refleja en el juguete, pero la forma de juego tradicional no desaparece, está ahí, por eso se siguen utilizando los juguetes de siempre. 

¿Existe una mejora continua en materia de seguridad en la industria juguetera española?
Hay de todo. La normativa de Seguridad evoluciona de forma tan rápida que hay empresas a las que les cuesta llegar. Sin embargo, existen otras que tienen un buen ritmo y que, incluso, se adelantan a los estrictos controles actuales.

Para hacernos una idea, la legislación de seguridad de una cuchara de juguete es mucho más dura que la de una cuchara de verdad. El sector juguetero está muy presionado en este aspecto, y se prevé que el 2013 traerá requisitos aún más duros. Por eso se intenta siempre cumplir y llegar un poco más allá.

1   ¿Actualmente, se impone el valor pedagógico del juguete al aspecto 100% lúdico?
Creo que van al 50%. El juguete tiene su función lúdica, porque si no el niño se aburre y no lo quiere; pero está claro que el niño aprende jugando, mientras se divierte.

2   ¿En qué deben fijarse los padres a la hora de comprar los juguetes más adecuados para sus hijos?
Que el juguete tenga el marcado CE, que tenga las advertencias necesarias en castellano y que sea el juguete adecuado para su hijo. No tiene sentido comprar una bicicleta grande a un niño de tres años, ni un “Monopoly” a uno de seis. El juguete tiene que ser el idóneo para su edad, personalidad y grado de madurez mental. 

2   ¿Qué prevalece a día de hoy, el precio o la seguridad del juguete?
Evidentemente la seguridad, por lo menos al nivel del productor. El fabricante no se puede jugar la seguridad del niño por ahorrarse dos céntimos en cada producto. Cumplir con las normas de seguridad no es barato, pero los fabricantes intentan amoldarse para no incrementar el precio final.

2   ¿En qué posición se encuentran las empresas jugueteras españolas en materia de seguridad, respecto al resto de fabricantes mundiales?
En posiciones punteras, sin duda; porque tenemos las exigencias más estrictas del mundo, las europeas. Esto se traduce en mayor seguridad. A modo de ejemplo, se puede destacar que en Estados Unidos sólo tienen dos metales prohibidos en la fabricación de juguetes, mientras que nosotros tenemos 19.

Muchas veces, la normativa nos impide dar rienda suelta al diseño y se pierde cierto valor lúdico, pero debemos seguir las medidas legales.

2   En la actualidad, ¿qué tipos de juguetes son los más demandados por el consumidor final?
Hay de todo, pero siempre están en la lista los más clásicos, como los de manualidades, puzles, peluches, muñecos, experimentos, hinchables…No ocupan los primeros puestos de moda, pero permanecen con una demanda constante.

Artículo elaborado por: María Alcubilla

2 comentarios :

  1. Verdaderamente esto me ha sido útil. Aunque tengo que admitir que ciertos
    artículos de otro día no me convenció tanto,
    el de esta vez me ha interesado bastante.
    Saludos y gracias
    Here is my website : Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta por darnos tu opinión. Conocer los gustos de nuestros seguidores nos ayudará a que este espacio sea cada vez más atractivo. El mundo de la seguridad y la prevención es muy amplio y nos atañe a todos en general, independientemente de la edad, actividad o aficiones que tengamos.

      Eliminar