martes, 26 de noviembre de 2013

“Mi primer vuelo en helicóptero fue mi primera clase y es ahí donde empecé a vivir mi sueño.”



Para mí lo más excitante de ser piloto es poder desafiar la gravedad y controlar lo incontrolable”.
Piloto de helicópteros de Arizona
El Estado Americano de Arizona se caracteriza por sus desiertos y cañones. Una de las grandes atracciones turísticas de este lugar es sobrevolar en helicóptero el Cañón del Colorado, considerado una de las siete maravillas del mundo y declarado en 1979 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En nuestro paso por “el Estado del cobre” hemos entrevistado a Erik Adamson, un piloto de helicópteros de Arizona que además de haber sobrevolado el “Gran Canyon” (como llaman los americanos al Cañón del Colorado), durante su carrera ha pilotado sobre la cordillera frontal de Colorado, el Pasaje interior de Alaska y ha volado sobre el nivel del mar y entre las montañas del Oeste del Estado de Washington.
Erik Adamson, un piloto de helicópteros de Arizona
Erik trabaja actualmente para la compañía Canyon State Aero, en Mesa, Arizona entrenando a nuevos pilotos. También realizan vuelos panorámicos para turistas, fotógrafos o cualquier persona que quiera disfrutar de las posibilidades escénicas que ofrece el Estado de Arizona.


¿Cuándo decidiste ser piloto?
“Siempre me han fascinado los aviones y los helicópteros pero hasta el verano del 2002 no pensé seriamente en ser piloto. Esas vacaciones fui a visitar a mi familia a Juneu, Alaska, y al ser una época muy turística, todos los días veía algún helicóptero volando por encima de la ciudad. Empecé a pensar que ser piloto tendría que ser el mejor trabajo del mundo y cuando llegué a mi casa a Colorado mi madre me había mandado un email con información de escuelas en el área de Denver. Si no hubiese sido por ella y por su apoyo puede que nunca hubiera dado el paso. Mi primer vuelo en helicóptero fue mi primera clase y es ahí donde empecé a vivir mi sueño.”

¿Qué es lo que más te gusta de ser piloto?
Volando con Erik Adamson, un piloto de helicópteros de Arizona
“Para mí lo más excitante de ser piloto es desafiar la gravedad y controlar lo incontrolable. Volar te da la oportunidad de vivir experiencias únicas. Para mi estar en el aire es mi forma de escapar de la realidad, toda mi atención la dedico a lo que estoy haciendo y dejo el resto de las cosas en la tierra. Me gusta volar en helicóptero porque estamos a la misma altura que las grandes aves, es increíble poder cruzar el aire al mismo nivel que ellas, el sentimiento de libertad es grandísimo”.

¿Alguna vez ha pilotado un avión? Si es así ¿cuáles son las diferencias y qué prefieres?
“Si, pilote una vez un avión cuando terminé mi entrenamiento de helicóptero. Sólo hay dos similitudes entre un avión y un helicóptero: las reglas generales de aviación y las reglas de vuelo por instrumentos (IFR). Los dos tienen sus propias ventajas. Si quieres realizar un vuelo de larga distancia, el avión es mucho más cómodo y rápido pero el helicóptero puede llegar a lugares que el avión no puede, y cualquier sitio puede ser un campo de aterrizaje. A mí personalmente me gusta más volar a un nivel más bajo y más lento ya que las vistas son mucho mejores y me encanta tener la posibilidad de aterrizar en cualquier lugar”. 

Erik Adamson, un piloto de helicópteros de Arizona
¿Cuáles son las reglas de seguridad que los estudiantes o pasajeros tienen que saber antes de subirse a un helicóptero?
Todos los estudiantes o pasajeros tienen que tener algún conocimiento sobre cómo comportarse dentro y fuera de la aeronave. Por ejemplo, cuando están a punto de subirse y las aspas del helicóptero se encuentran en movimiento, los pasajeros tienen que permanecer entre las 9:00 y las 3:00 de la parte frontal del helicóptero, donde el piloto puede verlos. También, dentro del helicóptero se les enseña donde se encuentran los instrumentos de seguridad como por ejemplo los extintores”.

Erik Adamson, un piloto de helicópteros de Arizona que además de haber sobrevolado el “Gran Canyon” (como llaman los americanos al Cañón del Colorado)
Durante los entrenamientos, los estudiantes cogen los mandos del helicóptero. ¿Nos podrías explicar qué pasos hay que seguir para realizar una transferencia de controles segura?
“Los dos asientos delanteros tienen los mismos tres mandos de control (los pedales, la palanca de control o cíclico y el colectivo). La palanca de control o cíclico es el más importante por lo que una mano tiene que estar sujetando este control todo el tiempo. Para asegurarnos de que siempre hay alguien sujetando los controles realizamos tres pasos. Imaginemos que yo estoy volando y tú estás sentada a mi lado y quieres coger los mandos. Yo digo: “Tú tienes los controles”, tú pondrías tus manos en los controles y dirías: “Tengo el control”, yo miraría y verificaría que tus manos están encima de la palanca y diría: “Tú tienes el control” y quitaría yo mis manos de la palanca de control. Así nos aseguramos que siempre hay alguien que esté sujetando la palanca”.  

¿Qué es lo más importante en temas de prevención y seguridad a la hora de pilotar un helicóptero?
Si te soy sincero no podría decir qué es lo más importante en temas de seguridad y prevención ya que todos los protocolos son esenciales. Entre ellos se encuentra descansar antes de un vuelo, comer bien y estar sano. Estar alerta, calmado, tener sentido común, y no hacer estupideces. También, a la hora de preparar un vuelo hay que comprobar las condiciones climatológicas, el peso previsto (en el caso de que vaya a transportar personas o algún tipo de carga) y comprobar que haya suficiente combustible. También es importante investigar la ruta con antelación y verificar a fondo toda la aeronave para asegurarse de que el helicóptero está preparado para volar”.

En tu opinión ¿Cual es el mayor riesgo que corres cuando te subes a un helicóptero? 
Volando con Erik Adamson, un piloto de helicópteros de Arizona Cañón del Colorado
El riesgo principal es volar en sí mismo (risas). Tengo que admitir que el mayor riesgo al que me expongo en mi trabajo es enseñar ya que es algo además de difícil,  peligroso. Otros riesgos pueden ser los obstáculos aéreos como otra aeronave, pájaros y globos. Odio ver globos en el aire cuando estoy volando ya que aparecen de la nada y pueden causar serios problemas. Muchas personas no se dan cuenta de que los globos no son sólo terribles para el medio ambiente sino también un infierno para los pilotos de helicópteros”. 

¿Podrías describirnos la situación más peligrosa que hayas vivido mientras pilotabas? 
La situación más peligrosa que he vivido fue con un estudiante. Estábamos practicando fallos de motor o maniobras de autorotación  (maniobra que permite aterrizar sin motor). En Arizona en verano hace mucho calor y cuando la temperatura del aire está muy caliente, la densidad del aire se reduce y por tanto el rendimiento de la aeronave. Cuando estábamos a una altura de 500 pies por encima del suelo (152,4 metros) iniciamos el simulacro. Nos encontrábamos a una temperatura de 105 grados Fahrenheit (40,56 grados centígrados) y a unos 115 grados Fahrenheit en la superficie (46 grados centígrados). Cuando empezamos el simulacro de fallo de motor, el motor dejó de funcionar de verdad debido al excesivo calor. Yo cogí los controles y cuando estábamos bajando le dije al estudiante que intentara arrancar el motor, pero no lo consiguió. Justo antes de chocarnos contra el suelo, lancé una bengala estándar para avisar que íbamos a alcanzar la superficie pero debido a la alta temperatura y la baja densidad del aire, terminamos chocando. Afortunadamente no nos pasó nada a ninguno de los dos. La verdad es que me considero muy afortunado ya que muchos de mis compañeros han pasado por experiencias peores. Después de este incidente creamos una nueva regla por la que se prohíbe realizar simulacros de emergencia cuando las temperaturas son tan altas”. 

¿Qué es lo más importante que un piloto tiene que saber sobre helicópteros?
Lo más importante que un piloto tiene que saber sobre helicópteros es que es un instrumento peligroso. Uno tiene que volar siempre con un cierto grado de paranoia, sin pensar que lo tiene todo controlado y sobre todo estar alerta. Lo primero es la seguridad y luego la diversión. Si uno no está a salvo la diversión desaparece”.

¿Cuándo realizáis pasajes para fotógrafos, hacéis algún tipo de movimiento peligroso para conseguir una buena foto?
Cuando realizamos panorámicas para fotógrafos a veces tenemos que hacer algún movimiento especial pero siempre nos aseguramos de hacerlo de forma segura. Uno de mis favoritos es la inclinación hacia la derecha. Los fotógrafos se sientan en la zona derecha del helicóptero con parte del cuerpo fuera. Yo voy cogiendo altura y cuando el objetivo está debajo nuestro, ellos me dicen “Go” y realizo una fuerte inclinación hacia la derecha para que puedan sacar la fotografía que quieren obtener”.

¿Qué tipo de helicóptero utilizáis y por qué?
Utilizamos el Schweizer 300 porque es el helicóptero perfecto para enseñar. También es perfecto para los fotógrafos, ya que el interior es bastante amplio por lo que pueden moverse con comodidad a la hora de tomar las fotos. Además es más barato que alquilar un “Turbine Helicopter” que al final ofrece las mismas ventajas”.

Me imagino que los mayores enemigos de un piloto de helicópteros son la niebla, las nubes bajas o la visibilidad limitada. ¿Cómo puedes pilotar un helicóptero en estas condiciones?
Si, esos son los enemigos que cualquier aeronave tiene a la hora de volar. La forma de superarlos es evitarlos. Todo piloto tiene que respetar las VFR (visual flight rules), que nos prohíben volar en determinadas condiciones climáticas. Si por el contrario te encuentras unas condiciones climáticas adversas mientras estas volando, lo mejor es esquivarlas o aterrizar hasta que se pase el mal tiempo. También existen helicópteros preparados para volar en este tipo de clima pero para eso el piloto tiene que tener un entrenamiento especial”.



Artículo elaborado por: Laura Alvarellos

No hay comentarios :

Publicar un comentario