martes, 9 de septiembre de 2014

Salto Base, un deporte de alto riesgo


CARLOS SUAREZ - Escalador, alpinista y saltador BASE


El Salto Base es una modalidad deportiva que a pesar de su elevado riesgo, consigue cada año mayor número de adeptos. Entre ellos, se encuentra Carlos Suárez, responsable de Adidas Outdoor y uno de los alpinista, escalador y saltador Base más importantes de los últimos años.

-Carlos, ¿qué es para ti el salto base?
-Desde siempre he disfrutado luchando con el vacío, a través de la escalada y  la montaña, así que podría decir que el Salto Base representa un paso más en mi trayectoria en el mundo de la montaña. Esto me ha llevado a estar continuamente atento a lo que los pioneros del alpinismo hacían, primero en el mundo del paracaidismo y posteriormente en el mundo del Salto Base. De todos modos, yo ya había descubierto la sensación de “volar” años atrás en un descenso que hice desde Naranjo de Bulnes en parapente, cuando grabamos un programa de El Filo de lo Imposible. En aquella ocasión descubrí que había algo más que estar atado a una pared.

-Y técnicamente, ¿en qué consiste el Salto Base?

-El Salto Base es una modalidad del paracaidismo y su diferencia principalmente consiste en que vas con un solo paracaídas. Ahora bien, para poder hacer Salto Base tienes que aprender todas las técnicas de paracaidismo y es fundamental introducirse en ello a través de este deporte, realizando primero un curso, posteriormente haciendo 300 saltos de paracaidismo y, una vez que tienes esa mínima experiencia, puedes empezar a hacer Salto Base saltando por un puente, una pared, un edificio o lo que busques experimentar dentro del Salto Base. En mi caso personal, a mí siempre me ha gustado todo aquello que tiene que ver con la naturaleza, como por ejemplo: saltar de una pared en la montaña.

-Últimamente se escucha noticias trágicas sobre gente que practica este deporte, ¿cuáles son las causas? ¿por qué sucede tanto accidente?
-Lo que está pasando es que es un deporte bastante nuevo, especialmente el salto con traje de alas o Wingsuit, un traje que sirve para planear. Este tipo de especialidad se llama Proximity Flying y es donde están ocurriendo la mayoría de los accidentes. En contra de lo que siempre se ha querido hacer en el mundo del Salto Base que es alejarse de una pared lo antes posible para cuando se abra el paracaídas no estar cerca de ningún objeto fijo, lo que busca el Proximity Flying es acercarse a las paredes, volando al ras casi de las montañas y las laderas. Evidentemente, en este tipo de vuelos un mínimo error significa una colisión y, consecuentemente, un accidente. Pero he de reconocer que este tipo de saltos enganchan mucho.

-¿Por qué seduce tanto?
-Al final es una sensación de mayor velocidad, notas con mucha más cercanía el suelo y eso hace tener una mayor sensación de velocidad y riesgo. Aunque insisto, para poder realizar esta modalidad, hace falta un nivel de sensibilidad muy grande, mucha experiencia de volar con traje de alas, de haber realizado cientos de saltos o miles de saltos en la modalidad de paracaidismo, cosa que gente no está haciendo. La cuestión es que incluso a pesar de tener experiencia, un mínimo error y te has estampado.

-Háblanos de tu experiencia, ¿podrías decirnos cuántos salto has realizado?
-Yo la verdad que por mi propia iniciativa no cuento los saltos desde hace mucho tiempo, porque en mi opinión no tiene sentido, ya que eso no mide el conocimiento real de la técnica. Sin embargo,  entiendo que es una manera de medir y que es necesaria. No tengo datos exactos pero andaré alrededor de los mil saltos en paracaidismo y entre trescientos o cuatrocientos en el Salto Base. Siempre me ha parecido mucho más importante medir otra serie de cosas: saber tu propia experiencia hasta donde llega, utilizar tu propio instinto para saber si necesitas saltar más o no. Por ejemplo, dicen que tienes que hacer 250 saltos de paracaidismo antes de hacer salto base: pues bien, en realidad, yo creo que depende de cada persona. A lo mejor tú necesitas 100 saltos y yo 400. Basarlo todo en números es bastante insignificante en mi opinión, puesto que cada cual tiene que saber dónde están sus límites. Por ejemplo, yo sé que hay determinados saltos que no puedo hacer, que no tengo la experiencia, entonces simplemente no los hago.

-¿Un lugar remarcable en donde hayas saltado?
-Para mí los saltos más espectaculares son los que he hecho en las grandes montañas, por ejemplo, en las dos últimas expediciones que he hecho al Himalaya al Karakorum, he saltado de dos montañas de seis mil metros: Torre sin Nombre, una montaña muy conocida en la que empleamos tres días de escalada en el ascenso y nunca antes había saltado, y  Laila Peak. Son dos montañas absolutamente ideales, preciosas, de esas montañas que son un sueño solo el hecho de subirlas, una suerte poder escalarlas. Y encima poder saltar, ¡eso ha sido para mí como si me hubiera tocado la lotería dos años seguidos!

-Veo que sientes una gran pasión por este deporte.
-Pues la verdad es que si, porque son más que nada saltos de aventura, donde puedes volar mucho en un paraje impresionante.


-La seguridad y prevención en cuanto a la preparación del material es muy importante en este deporte y sobre todo, cuando hablamos del paracaídas, pero entiendo que las condiciones meteorológicas también. ¿Hay que saber echarse para atrás?
-Por supuesto, como en cualquier cosa, hay que tener un poco de sensatez y saber que hay veces que simplemente no toca. Pero en general, hay que mirar bien a dónde vas a aterrizar, que no haya viento fuerte para que no te lleve el paracaídas a cualquier lado y saber aterrizar en la dirección concreta y en el sitio al que crees que vas a poder llegar.

-¿Alguna recomendación para alguien que quiere hacer este deporte?
-Como se suele decir en este mundo cuando llevas 200 saltos solo estás considerado un beginner, así que cuanto más saltes mejor. El mundo del aire es un mundo muy complejo, donde va todo a toda velocidad, donde la experiencia que tengas siempre es poca. Consecuentemente, yo recomiendo acumular muchos saltos de diversión en la modalidad de  paracaidismo para adquirir todo el conocimiento que se pueda, ya que el paracaidismo es un deporte seguro en el que no pasa nada.


Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario