martes, 24 de marzo de 2015

ENTREVISTA A JOSEP ESCALER, RESPONSABLE DEL ÁREA DE MOVILIDAD Y TRÁFICO DE ANDORRA



El Principado de Andorra es uno de los puntos turísticos importantes en temporada invernal por su gran cantidad de pistas de esquí. El alto volumen de vehículos que pasa por sus carreteras hace que haya que tener una especial atención y seguir unas pautas especiales de prevención, sobre todo con el uso de cadenas u otros equipamientos. La red de carreteras es reducida, con 100 kilómetros de carreteras generales y 150 de secundarias. La densidad de vehículos más alta es de 27.000 al día. 

Desde el Área de Movilidad y Tráfico del Gobierno de Andorra se cuenta con un centro nacional, CENATRA, desde donde se realizan tareas de coordinación gracias a 60 cámaras. El Faro de la Seguridad habla con Josep Escaler, responsable de este área.


-¿Cómo se organiza la gestión del tráfico desde las instituciones en Andorra?
-Es un poco diferente a cómo se hace en España. El área de Movilidad del Gobierno depende del Ministerio de Justicia e Interior. Nosotros tenemos unos trabajos de coordinación, planificación y regulación de la movilidad. Y de soporte técnico a otros entes público y privados que tienen competencias en relación a la seguridad vial y movilidad. 
La legislación andorrana da competencias de tránsito a los Ayuntamientos, que aquí se llaman comúns. Ellos tienen competencias sobre sus carreteras y calles de las que son titulares. El Gobierno sólo tiene competencia en las carreteras generales. Toda la red viaria está muy bien conectada. Nosotros, como área de Movilidad, damos soporte a los comúns en todos los temas de movilidad. Por su parte, la Policía andorrana tiene las competencias sobre el código de circulación, prácticamente exclusivas de control de alcoholemia, de velocidad y demás infracciones. Los comúns tienen mediante su guardia urbana competencias para todo el código de circulación en sus calles exceptuando la parte de alcoholemia y velocidad, competencia exclusiva de la policía estatal.


-¿Cómo trabaja el Centro Nacional de Tránsito, CENATRA?
-Es competencia de este área de Gobierno estatal. Cuando hay aglomeraciones importantes en los puentes, especialmente en el de la Purísima o El Pilar, o en el día a día, con nuestras 60 cámaras que tenemos por toda la red de carreteras, detectamos los lugares que están más afectados o tienen más incidencias o intensidad de tráfico. Con eso, vamos coordinando con la policía y los agentes de circulación comunales los sitios más conflictivos donde se tiene que poner más incidencia de actuación. Tenemos esas cámaras y 30 paneles informativos donde se va informando a todos los usuarios lo que está pasando en cada momento o lo que se prevé que va a pasar. También hay un aspecto diferenciador, porque funciona como centro de control de túneles. Desde aquí se tienen monitorizados los 10 kilómetros de túneles que tenemos en Andorra.

-¿Cuáles son los puntos más conflictivos en el tráfico del Principado de Andorra?
-Depende de si es temporada invernal o no. Cuando hay mal tiempo tenemos más incidencias en la red viaria. Hay que poner cadenas y habilitar zonas de cadenaje, que están ya determinadas en el Plan de Nevadas. Hay que avisar y poner agentes de circulación o policía en los puntos conflictivos ya conocidos, donde se pueden tener más problemas de circulación. Eso es la parte más de invierno, en la que hay un Plan de Nevadas que se aprueba cada año. Contempla los planes de actuación a seguir e incluye una serie de niveles de riesgo: verde, amarillo, rojo y negro, según la nevada o helada que se produce. Por otro lado, está la parte de grandes intensidades de circulación, cuando hay algún dispositivo especial que puede coincidir con puentes y festivos importantes en los que vienen más vehículos, especialmente de España. También cuando hay algún evento ciclista en España o Francia. En estos casos se ponen más agentes de circulación y policías en los puntos que consideramos clave.

-¿La Semana Santa también es un punto clave de aumento del tráfico?
-Todavía no tenemos las previsiones porque las hacemos un poco más tarde. Pero es un punto importante, sí. Aunque depende mucho de la climatología, si las previsiones no son muy buenas, se nota en la afluencia de vehículos. Y también en general de cuándo caigan las fechas exactas en cada año. Es curioso que cuanto más tarde cae la Semana Santa, menos gente viene porque se piensa más en la playa que en el esquí. Si cae antes, en Marzo, las afluencias son mejores porque la playa tira menos. Este año creemos que la afluencia será correcta.

-¿Cómo se gestionan las aglomeraciones en la frontera entre España y Andorra y qué tipo de coordinación tienen con las instituciones españolas?
-La actuación en la frontera depende, por competencias, del Estado español mediante su servicio aduanero. Nosotros informamos mediante la policía cuando las aglomeraciones entran dentro de Andorra. La policía hace los trámites necesarios para comunicar estas situaciones a la parte española.

-¿Cuáles son las precauciones o previsiones que debe tomar un conductor que quiere viajar a Andorra?
-Evidentemente la parte más importante es en invierno. Nosotros tenemos varios métodos de información al usuario. Uno es la web de Movilidad de Andorra. También tenemos una cuenta de Twitter. Ahí están todas las informaciones de interés sobre la época invernal. Durante las épocas en las que no hay incidencias meteorológicas no hay especialmente nada a destacar. Siempre existe la posibilidad de que si se viene en algunas fechas importantes haya aglomeraciones. En estos casos recomendamos entrar a primera hora de la mañana para que no haya tantas retenciones en la frontera. Y lo mismo en las salidas. En este tipo de fechas es importante intentar ir un poco a contracorriente a nivel de entradas y salidas. Lo que sí es importante en la época de invierno es llevar cadenas o equipamientos especiales similares. En este aspecto, y el código de circulación andorrano así lo contempla, estamos especialmente interesados en que todo el mundo lleve este tipo de equipamientos. Porque lo que pasa es que si hay un coche que se queda tirado en la carretera, influye en todos los demás y la circulación en general. Es obligatorio en la época invernal llevar este tipo de equipamientos en el maletero y que se utilicen cuando sean necesarios. Esto es diferente que en el código de circulación de otros países como España. Los vehículos andorranos tienen la obligación de llevar ruedas de contacto, fundas especiales o cadenas. Para los vehículos extranjeros, lo que es obligatorio es que cuando haya un estado en la carretera de necesidad para usarlos, los lleven puestos. Hay sanciones cuando no se utilizan si se tiene que hacer.

-¿Está el conductor lo suficientemente informado para saber cuándo tiene que llevar estos equipamientos especiales?
-El usuario puede ver los paneles informativos, así que está informado de cuándo debe usar estos equipamientos. Lo que se intenta es que el conductor no llegue al punto donde no pueda circular porque la carretera está muy deslizante y se tenga que parar. Se intenta evitar porque afecta a todos los demás. También suele haber agentes de circulación que avisan.

-¿Ha aumentado en los últimos años la concienciación de la gente sobre la prevención de problemas en las carreteras con nieve?
-Yo creo que sí ha aumentado, aunque siempre hay alguna que otra persona que no va muy preparado. Intentamos que todo el mundo se conciencie, es difícil pero hay que intentarlo. Somos mucho más estrictos con los vehículos andorranos, que ya deben conocer todas las cuestiones. 


 Artículo elaborado por: Miguel Muñoz

No hay comentarios :

Publicar un comentario