martes, 3 de marzo de 2015

“Si verdaderamente tuviéramos la sensación de estar en peligro continuamente no podríamos aguantarlo”



ENTREVISTA A: TENIENTE FERNANDO RIVERO, Asesor Técnico del Coronel Jefe del Servicio de Montaña de la Guardia Civil
  
La Montaña,  inmensa creación natural que lleva hasta lo más alto de la tierra. Permite respirar su libertad, deslizarse sobre ella o incluso ahondar en lo más íntimo de su interior. Sin embargo, degustar estas sensaciones conlleva un peaje; el riesgo. Se asume y se prepara. Pero a veces las exigencias son inesperadas. De un momento a otro y sin previo aviso, la caprichosa meteorología puede dar un cambio y convertir el paraíso en infierno.
Los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña, GREIM, llevan 47 años realizando labores de rescate en lugares de difícil acceso, llegando incluso a poner en riesgo sus vidas.

-¿Es la meteorología tan exigente en la montaña?
-Hay ocasiones en las que no hablamos de meteorología adversa sino de condiciones climatológicas terribles contra las que no se puede luchar ni aún con un equipo medianamente bueno. La mayor parte de las veces una ventisca nos puede desorientar o provocar una leve hipotermia pero hay veces que la fuerza de la naturaleza puede con todo lo que se ponga por delante. Afortunadamente este tipo de situaciones suelen ser previsibles y debemos de atender a los avisos de AEMET y quedarnos en casa. En cuanto a la responsabilidad de estos incidentes que ocurren con la meteorología es evidente que si no llevamos el equipo adecuado y no atendemos a las previsiones de tiempo desfavorable ha sido responsabilidad nuestra enfrentarnos a un clima contrario.

-¿Son las personas conscientes de los peligros a los que se someten?
-Quiero pensar que sí pero siempre con un grado de control adecuado. Algunas actividades en la naturaleza reciben el nombre de “deportes de riesgo”, así que ya sabemos a lo que nos enfrentamos y con qué nivel para cada una de las actividades. No debemos de sobrestimar nuestras posibilidades y aunque existe un riesgo asumido en los deportes de montaña debemos elegir aquellas actividades que vayan acorde con nuestro nivel de preparación.

-¿Cuáles son las condiciones en las que soléis trabajar?
-Evidentemente hay de todo. Los medios con los que contamos actualmente y la preparación han mejorado los rescates y, por lo tanto, las condiciones en que se realizan. Muchas veces nosotros no podemos elegir esos momentos en los que la meteorología es favorable y hay que salir con lluvia, viento, de noche, etc… porque han reclamado nuestro auxilio. Hay una máxima que ha imperado entre los especialistas de montaña de la Guardia Civil desde su creación en 1967 y es la de no dejar un rescate para el día siguiente, a no ser que la patrulla de rescate corra algún riesgo que pueda ser aminorado con una paciente e inteligente espera o bien que el propio demandante del auxilio así nos lo diga. No es la primera vez que nos llama un extraviado para decirnos que está bien, que va a vivaquear durante la noche con buen tiempo y que avisemos a su familia de ello y que si no se orienta por la mañana que vayamos a buscarle.

-¿Cómo es posible trabajar la seguridad y la prevención en condiciones tan adversas?
-Con práctica. Antes de enfrentarnos a una operación de riesgo llevas ya un bagaje en el período formativo y el que lleva años de servicio ya ni te cuento. Uno de los criterios de selección del Curso de Especialista en Montaña es la capacidad de afrontar situaciones de estrés sin perder el control. Las normas de seguridad las sabes pero ahora tienes que saber aplicarlas en situaciones críticas. Eso nos ha evitado más de un accidente.

-Supongo que habrá una preparación física, pero psicológica también. ¿No es así?
Primero se selecciona al componente humano en unas pruebas para el acceso al Curso. Estas pruebas incluyen un componente psicológico bastante importante, además del físico. No sólo tienes que saber trabajar bien sino saber trabajar en grupo y en situaciones adversas.

¿Cómo se toman las decisiones en una situación tan dura?
Normalmente manda más la experiencia que la jerarquía en los rescates pero si en algún momento hay que tomar una situación un poco difícil se procura consensuar entre los rescatadores.

Hace unos meses vuestro equipo de rescate de León sufrió un accidente en un rescate que se saldó con la vida de tres miembros del GREIM. ¿Hasta qué punto se asume el riesgo que conlleva esta profesión?
Sabes que estás expuesto a este tipo de cosas e intentas por todos los medios adoptar las medidas que tiendan a evitarlas. Si verdaderamente tuviéramos la sensación de estar en peligro continuamente no podríamos aguantarlo. Una de nuestras labores es investigar por qué ocurren los accidentes. Eso te ayuda a evitar los tuyos también y con nuestras campañas de prevención a evitar que le ocurran a más gente.

¿Cuál ha sido uno de los rescates más memorables?
Con frecuencia no coincide la visión del rescatador con la de los medios de comunicación y muchas veces se da  cobertura a actuaciones que para nosotros no han tenido el valor que podrían tener otros que pasan totalmente desapercibidos. Por eso no quiero mencionarte ningún rescate en concreto. En cuanto a la dureza creo que todos los especialistas estamos de acuerdo en que los rescates más duros son los de espeleología. Te mueves en unas condiciones de humedad, falta de visibilidad, necesidad de evacuar con cierta premura para evitar males mayores, coordinación de gran cantidad de personal, duración de las tareas de rescate, uso de explosivos en espacios confinados….

¿Cuál es la sensación una vez acabada la jornada en un trabajo como éste?
Sin duda alguna de placer. En la vida militar hay una frase muy bonita que lo resume...” la íntima satisfacción del deber cumplido”. Por cierto, un deber que se hace con sumo gusto.

¿Cómo es el día a día ahora que estamos en pleno invierno?
Por ejemplo, esta semana ha sido un poco complicada. La alerta meteorológica que de manera extraordinaria han predicho los medios oficiales ha hecho que la gente no salga al monte. A pesar de eso, se ha tenido una actuación delicada durante el fin de semana en el Pirineo, en la que se puede ver un ejemplo, en el que no se pudo socorrer por riesgo de los propios rescatadores. Una vez que el equipo de rescate se cercioró de que podían pasar la noche al abrigo de una cueva de nieve se suspendieron las labores de búsqueda hasta el amanecer. Final feliz.

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez




No hay comentarios :

Publicar un comentario