martes, 20 de octubre de 2015

“Como en todo deporte, siempre hay algún insensato”

El origen de la caza es casi tan antiguo como la existencia del ser humano en la tierra. Entonces por necesidad, hoy por pura pasión. Con amantes y detractores, 50.000 años después esta práctica sigue estando en auge en nuestro país.
Oscar Jurado Lara, Secretario General de la Real Federación Española de Caza y amante de este mundo, define esta práctica más allá de un mero deporte: “es una sensación que penetra en el cuerpo y que aflora como adrenalina cuando tienes el animal delante, a tu alcance”.

- ¿Está la caza de moda?
- Para empezar esto de si la caza está de moda o no, puede tener dos lecturas, porque realmente sí que estamos en boca de mucha gente pero por culpa de algunos colectivos animalistas. Si eso es estar de moda, pues tendré que decir que sí. Pero en realidad la caza es ancestral, es casi tan antigua como la existencia del ser humano, por lo que no es algo que sea novedoso. La caza viene de la prehistoria y continúa estando en auge. En estos momentos hay una participación numerosa en España, alrededor de 901 millón de cazadores, de los cuales 400.000 más o menos están federados.

- ¿Por qué es tan placentera esta práctica?
- Hay muchas cosas que se mezclan. Realmente la caza es una actividad que tiene como fin atrapar, abatir un animal, pero va más allá de un mero deporte, es también una pasión.  Es una sensación que penetra en el cuerpo y que aflora como adrenalina cuando tienes el animal delante, a tu alcance. Y todo esto en plena naturaleza.

-¿Es tan destructiva como la critican?
- La gente no es consciente de que los cazadores están manteniendo el hábitat a base de repoblar, sembrar, poner agua, adecuar los cotos para que los animales puedan vivir y reproducirse. No somos de los que hacemos carnes, nos vamos a casa y nos olvidamos, porque como queremos divertirnos en un futuro con este deporte,  cuidamos el equilibrio.

- ¿Es España un buen lugar de caza? 
- España no es una buena zona de caza, ¡creo que es la mejor del mundo!. Si algo nos diferencia de otros países es que precisamente aquí se da muy buen crecimiento de mucha diversidad de especies. Solo nos supera Europa del Este, porque allí se puede cazar especies de animales de gran tamaño. Así que he de decir que respecto a caza mayor y caza menor, tenemos cantidad y calidad. Además, en España hay una especie que es la cabra montesa que se da únicamente aquí y al ser una especie única en todo el mundo, tiene un gran atractivo para los cazadores extranjeros.

- ¿En qué se diferencian la caza mayor y menor?
- La caza mayor persigue animales más grandes como pueden serlo jabalí, el venado, la cabra montesa y etc.  La caza menor, por su parte, corresponden a la caza de animales como el conejo, la liebre, la paloma y etc.

- Los cotos de caza o los lugares privilegiados para la práctica de este deporte, ¿se guardan con el mismo recelo como lo hacen los recolectores de setas, que nunca revelan de dónde obtienen su tesoro?
- La caza no es igual, no. Ten en cuenta que el coto es una cantidad de terreno de muchas hectáreas y tú en esas hectáreas puedes cazar donde quieras, sin recelos ni secretos. El coto es para disfrute de los socios, algunos tienen unos reglamentos que seguir más estrictos que otro, pero en general, es para que todos puedas cazar por igual.

- ¿Cuál es las especie más curiosa que has cazado o que te gustaría cazar?
- Un animal que siempre me ha hecho ilusión cazar y que no voy a poder cazar porque está en estos momentos en peligro de extinción y, aunque se está recuperando, lo está haciendo de una forma muy lenta, es el urogallo. Lo he visto en el monte, lo cual ya es un privilegio, porque es un animal que se esconde muy bien en el terreno por el color de su plumaje.

- ¿Has tenido alguna anécdota curiosa?
- Tengo una precisamente relacionada con la seguridad y la prevención. He sido y soy una persona muy exigente conmigo mismo y con los compañeros a la hora de salir a cazar. Siempre estoy insistiendo para que todo el mundo lleve la documentación en regla, alarmas, seguros y etc. Un día fuimos a una cacería y de camino nos encontramos a los forestales y, como suele ser habitual, nos pidieron la documentación. En eso que voy al coche para coger mi documentación y ¡me doy cuenta de que no la tengo! Ese día tuve que dejar la escopeta en el coche y dedicarme a las labores de coordinación. Hoy es el día en el que me siguen recordando esta historia cada vez que salimos de caza y les pregunto si llevan la documentación.

- ¿Es muy importante la documentación, el tener todo en regla en este deporte?
- Es importantísimo, es fundamental. Sin la documentación correcta no se debe ir a cazar.

- ¿Qué consejos darías a aquellos que van a introducirse en el mundo de la caza?
- Lo primero, la persona que quiere introducirse en el mundo de la caza se deben ir familiarizando con todo, desde que es un arma, hasta conocer los animales que puede y que no puede abatir. No se puede tirar a cualquier bicho que vuele o que ande corriendo por la pradera. También es importante tener un seguro de responsabilidad civil y el seguro de daños propios.
Por otro lado, hay una serie de exigencias que hay que cumplir como por ejemplo: tener una licencia de caza. Con esto ha habido un poco de controversia ya que en estos momento, y hasta que no se apruebo el documento único que se está creando en la actualidad, en España disponemos de diecisiete licencias correspondientes a las diecisiete comunidades autónomas.

- ¿Tiene un alto índice de accidentalidad este deporte?
- Hay muchos accidentes correspondientes a lesiones físicas producidas por el simple hecho de estar en la montaña, pero también son muchos o muy graves los accidentes producidos por las armas. Muchas veces son por negligencias que todos hacemos al equivocarnos y metemos la pata. En los cotos hay una distribución y a veces a la gente aunque le digas “de aquí no te tienes que mover”, no respeta las normas y se mueve. Los accidente ocurren en este deporte como en cualquier otro, pero al ser con una arma son más aparatosas o más peligrosos. Lo que hay que hacer siempre es seguir las instrucciones y las normas de quien organiza, por ejemplo la cacería, que es la modalidad que más accidentalidad recoge.

- Hablando de normas, ¿qué cosas hay que tener en cuenta antes, durante y después de la práctica de este deporte para que sea seguro?
- Insisto, antes de salir de casa uno tiene que revisar siempre la documentación. Por otro lado, tener siempre el arma a punto en cuanto a su funcionamiento para que no nos llevemos un disgusto. También es importante mantener la distancia de seguridad y no tirar ningún disparo cerca de algún compañero y, por supuesto, si ves que la caza de una pieza va a ser complicada y puede poner en riesgo tu vida o la de algún compañero, no ir a por ella. Pero como en todo deporte, siempre hay algún insensato.
En resumen, lo más importante de todo es la seguridad tanto en la abatida, en puesto fijo, como la caza en el campo. Y a la vuelta, cuando uno termina de cazar lo primero que hay que hacer antes de subirse al coche es vaciar la escopeta, descargar y guardarla en su funda para que cuando llegue a su casa no haya ningún disgusto.

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario