martes, 21 de junio de 2016

Manguitos, flotadores, corchos,… ¿Son seguros estos artículos de flotación?


José Manuel Díez Herrero, socorrista de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS) y Técnico Superior de Salvamento y Socorrismo, lleva 25 años trabajando como socorrista en instalaciones acuáticas. Comenta con nosotros que  uno de los mayores problemas a los que se enfrenta en su trabajo a la hora de prevenir y salvar vidas, es el de hacer comprender y explicar a los usuarios la normativa de las instalaciones.

Desde 2013 el Ministerio de Sanidad desaconseja la utilización de manguitos, flotadores y similares, causando incomprensión y malestar entre algunos padres. 

José Manuel nos cuenta las posibles causas y consecuencias del mal uso de este tipo de materiales de flotación indirecta.
 
J.M.: El medio acuático es un lugar peligroso ya que al tener que mantener las vías respiratorias fuera del agua para sobrevivir, cualquier descuido, fallo o imprudencia nos puede llevar a una situación de peligro. Hay factores que son difíciles de prever o controlar como: un mareo en el agua, agotamiento  nadando, que alguien caiga encima o una mala utilización….nos puede llevar al ahogamiento.
414 personas murieron ahogadas en espacios acuáticos españoles durante 2015. Otras 23 fallecieron en accidentes y 79 se han dado por desaparecidas. Según Informe 2015

La RFESS está trabajando duramente a través de su comisión de prevención para evitar y tratar de poner los medios para evitar accidentes en el medio acuático cómo: campañas de prevención de accidentes en instalaciones acuáticas, en espacios naturales, de lesión medular,  el desarrollo de la bandera de seguridad en zonas de baño.......con el objetivo de evitar las cifras de ahogamientos que hay en España.

¿Solemos interesarnos los usuarios sobre las normas de las instalaciones?
 A la hora de llevar a nuestros hijos a las piscinas,  parques acuáticos,  playas, etc. nos podemos  encontrar  con la sorpresa: "de que el socorrista no nos deja meter al agua ciertos materiales de flotación" siendo la respuesta de los padres de incredulidad, ya que el padre interpreta que son materiales para mantener a su hijo a salvo en el medio acuático, para que no se ahogue, y que le sirven para aprender a nadar.
Esto es debido a que generalmente  los usuarios cuando van a las instalaciones no se leen las normas (para saber si está o no permitido) o no se fijan en los carteles y tienen un desconocimiento sobre este tipo de materiales de flotación.

¿Cuáles son los motivos que llevan a esta prohibición?
Elementos como los manguitos o los flotadores pueden dar una falsa sensación de seguridad a los padres, que pueden bajar la guardia al vigilar a sus hijos, con consecuencias devastadoras como indica el Informe de la OMS.

José Manuel nos ayuda a analizar las características de algunos de estos elementos de flotación para prevenir accidentes y aumentar la seguridad. 

¿Qué recomendaciones nos darías cara a este verano?
Lo primero que toda persona que no sepa nadar aprenda lo antes posible. Esta enseñanza debería ser realizada bajo la supervisión de un profesional como puede ser un técnico en salvamento y socorrismo que además de enseñar a nadar es un profesional del rescate en caso de tener que actuar.

También es importante conocer la normativa de la instalación antes de entrar y las recomendaciones del Ministerio de Sanidad. Ya que una vez que entramos en la instalación tenemos que cumplir las normas preventivas y organizativas, al igual que hacemos cuando vamos al cine o llevamos a nuestros hijos al cole. El hecho de pagar una entrada no nos da el derecho a hacer lo que queramos y de esta manera evitaremos encontramos con sorpresas, como la de no poder utilizar manguitos o flotadores. 
El socorrista podrá ofrecer de esta manera una vigilancia adecuada y sin distracciones.
 
¿Quién es el máximo responsable en la lámina de agua?
 El socorrista es el máximo responsable de la seguridad en el medio acuático  y siempre va a tratar de hacer cumplir la normativa para prevenir accidentes. Por tanto debemos respetarle y dejarnos asesorar por él,  al igual que hacemos con un policía o guardia civil  cuando nos avisan de los peligros o situaciones de riesgo, ya que su labor es prevenir,  proteger y actuar en caso de peligro.
Permitámosle hacer su trabajo y respetémosle como la máxima autoridad dentro del agua que es. Nuestra seguridad depende de él.

Articulo elaborado por Yolanda Ugarte

1 comentario :

  1. Un SOS no es un monitor de natación. Al igual que se puede ser monitor de natación sin ser SOS

    ResponderEliminar