martes, 2 de agosto de 2016

¿Qué no debemos hacer y qué debemos hacer si nos muerde una serpiente?



Aunque se desconoce el número exacto de mordeduras de serpiente, se calcula que afectan a unos 5 millones de personas al año, la mitad de las cuales se envenenan.
Las mordeduras de serpiente causan al menos 100 000 muertes al año, y aproximadamente el triple de casos de amputación y discapacidad permanente.
Las mordeduras de serpientes venenosas pueden producir parálisis, con el consiguiente paro respiratorio, trastornos hemorrágicos potencialmente mortales, insuficiencia renal irreversible o daños tisulares que pueden necesitar amputación y causar otras discapacidades permanentes.
Los más afectados son los trabajadores agrícolas y los niños. Los efectos suelen ser más graves en los niños que en los adultos, debido a que tienen menos masa corporal.
Datos de la OMS

¿Cómo debemos actuar si nos muerde una serpiente?
¿Qué no debemos hacer?   
¿Cuáles son las principales medidas preventivas a tener en cuenta?

Marta Juan, Bióloga Técnico en Prevención  de Riesgos Laborales, y Técnico de Secretaría en UGT Catalunya nos da respuesta a estas y otras preguntas a través de un  interesante artículo sobre las mordeduras de serpientes. 

Bajo el título  “Trabajos en el Campo y Mordedura de Serpiente”, este artículo puede ser útil tanto para los trabajadores del campo, forestales, jardineros, trabajadores de las carreteras,… para educadores ambientales y otros oficios que desarrollen su actividad en el aire libre. Así como para todas las personas aficionadas a la montaña, al senderismo o a las actividades al aire libre.
Por lo general las serpientes son más activas en la primavera, al comienzo del verano y del otoño. La mayoría de las mordeduras de serpiente ocurren entre abril y octubre, cuando el clima es cálido.
Las mordeduras de serpiente son, a menudo, accidentales y localizadas en brazos y piernas. Si son venenosas, la posibilidad de que sea grave depende de la cantidad de veneno inyectada. La gravedad es mayor cuando se localiza en el tronco o la cara, si nos muerde en un vaso sanguíneo o si la víctima es niño, anciano o una persona con antecedentes de enfermedad cardiovascular.

Algunos aspectos destacados a tener  en cuenta:
-          No coloques hielo en el lugar de la mordedura ni sumerjas la mordedura en agua.
-          Nunca cortes el lugar que ha sido mordido, ya que el riesgo de infección y el sangrado se ven favorecidos.
-          Nunca trates de succionar hacia afuera el veneno del lugar de la mordedura de la serpiente.
-          Nunca apliques torniquete ni trates de interrumpir el flujo de sangre de o hacia la mordedura, porque causarás daño en el tejido muscular.
-          No levantes la zona afectada por encima del nivel de la cabeza.
-          Restringe el movimiento lo más que puedas y trata de mantener la herida más baja en relación con el nivel de tu corazón. …..

Puedes ver este artículo  integro a través del nº 45 de la revista Sense Risc:

Más datos sobre el desarrollo de antídotos a través del artículo de la OMS  “Antídotos contra mordeduras de serpiente”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario