martes, 31 de enero de 2017

Heliski: más allá del fuera de pistas

Entrevista a Sergi Gasa Serrano, Responsable de la Base Pyrenees Heliski


“No hace falta ir a los Alpes, ni a Canadá. En los Pirineos tienes el terreno más grande, la superficie esquiable con helicóptero más grande del Oeste de Europa. Un paraíso desconocido para la mayoría”. Así defiende Sergi Gasa su pasión: el heliski. Una modalidad deportiva que convierte este deporte en toda una aventura sensorial.

-¿Qué es lo que hay que tener en cuenta para practicar esta curiosa modalidad?
©Sergi Gasa
-Lo primero, hay que tener un buen nivel de esquí, pero sobre todo ganas. Ganas de adentrarte en un mundo completamente diferente a lo que sería una estación de esquí. Es un mundo donde no hay pistas pisadas, telesillas, ni aglomeraciones de personas. Simplemente el helicóptero te deja en un punto y, a partir de ahí, estamos solos en el silencio con un guia y cuatro amigos disfrutando de la nieve virgen, nieve en polvo.

-Helicóptero, montañas aisladas, nieve en polvo, pistas sin explorar… ¿tiene mucho riesgo o no tanto como parece?
-Hay una serie de riesgos inherentes, pero que el trabajo del piloto y del guía es minimizarlos al máximo. Con lo cual, podemos decir que heliski no busca riesgo, lo que busca es que la gente disfrute en un terreno menos adaptado.
En cuanto a riesgo subjetivo, te puedes caer por ejemplo o romper un rodilla, incidentes típicos que puedes tener bajando una pista en una estación de esquí. Pero el heliski no es un deporte peligroso. La gente lo asocia con lo que se da en televisión, como por ejemplo el Freeride. Esta es otra disciplina que muchas veces se compara o se confunde con heliski y no es lo mismo, es otra filosofía.

©PyreneesHeliski
-¿En qué consiste exactamente el heliski?
-El helicóptero nos coge, nos deja en un punto de la montaña y bajamos. Nos vuelve a recoger, volvemos a subir y ¡a descender de nuevo!. Se podría decir que básicamente es hacer un fuera de pistas con un medio que es el helicóptero y, por supuesto, sin telesillas. Eso sí, para practicar el heliski hay que hacer previamente un curso de formación que dura una hora aproximadamente en el que se explican cuales son las reglas de oro del esquiador, las normas de seguridad del helicóptero y cómo funciona el material de seguridad con el que dotamos a nuestros clientes. Nosotros equipamos a la gente que se anima a practicar este deporte con el mejor material que existe en este momento en el mercado para la prevención de accidentes como pueden ser las avalanchas, y para minimizar todo lo posible cualquier riesgo.

-¿En qué consiste exactamente el sistemas de seguridad y el protocolo de prevención?
-Nosotros anticipamos mucho los posibles riesgos y, de esta manera, si sucede algo -porque el riesgo cero no existe- nosotros ponemos a disposición del usuario una mochila especial que dispone de un dispositivo que si tiras de él, se hinchan dos globos de setenta litros cada uno, para que la persona que lo lleve permanezca en la superficie si es atrapado por un avalancha. Por otro lado, también llevan un transistor que emite una señal, que se llama el Detector de Victimas de Avalanchas (DVA). De esta manera, en el hipotético caso de que esta persona quedará enterrado en la avalancha podría ser localizada rápidamente. En cuanto al helicóptero, tenemos un desfibrilador ventricular, oxígeno y todo el material necesario para hacer una atención urgente.

©PyreneesHeliski
-Por lo que comentas, ¿son las avalanchas el mayor peligro de la práctica de esta modalidad del esquí?
-Sí. Por eso toda la seguridad y prevención gira en torno a la gestión de este riesgo. Intentamos minimizarlo al máximo y en el caso de que suceda algo poder establecer un cuadro de actuación para que tengamos mucho margen, para que lo que suceda se quede en un incidente y no en un accidente.

-Dejemos a un lado los posibles incidentes o accidentes y retomemos la experiencia: Vamos en un helicóptero, el sol ilumina el blanco manto de las montañas: naturaleza en estado puro. El helicóptero se detiene para dejarnos en un pico. ¿A qué altura aproximadamente?
-En invierno las alturas se deciden con mayor precaución porque las borrascas normalmente vienen con un poco de viento y a partir de cierta cota, alrededor de los 2500 metros, la nieve suele estar algo más cambiante. Por lo que nosotros esquiamos de 2500 metros de altura para abajo, ya que es donde encontramos mejor calidad de nieve. Aquí, en Pirineos, podemos encontrar desniveles de 1000-1200 metros con muy buena calidad de nieve que nos permite disfrutar de un gran descenso.

©PyreneesHeliski
-¿Es necesaria una condición física especial?
-El heliski es para todos los públicos. Es un deporte que lo puede practicar una persona que tenga un nivel paralelo a elemental. Piensa que nosotros ponemos a disposición de las personas un esquí fuera de pistas con mucha flotabilidad, por lo que a nivel técnico resulta mucho más fácil girar y esquiar en general.

-¿Cómo empezaste en esta modalidad?
-Llevamos casi quince años con este proyecto. Nosotros nos formamos para ser guías de alta montaña y en el momento que tuvimos el título decidimos reorganizar una base de heliski que había aquí en el Valle de Aran, con la ayuda de un grupo de expertos suizos. Conseguimos establecer unos estándares de seguridad y calidad a nivel internacional, de tal manera que podemos equiparar nuestras instalaciones a las que existe actualmente en Canadá o en otras bases del mundo.

-¿Cómo habéis visto la evolución de este deporte en estos quince años?
-La verdad es que empezó siendo una cosa no muy controlada, porque las cosas se hacían sin conocimiento de causa. Básicamente lo que se hacía era buscar las fechas en las cuales el manto de nieve estuviera muy estable. La verdad es que todo ha cambiado muchísimo, incluso el esquí fuera de pista: antes solo los expertos lo hacían, al igual que el heliski. Al principio se hacían las cosas un poco de “andar por casa” como se suele decir, pero a medida que han ido pasando los años, se ha cogido un modelo internacional y se ha adaptado y aplicado aquí.

-Danos envidia…  ¿qué se siente?
-¡Yo creo que tienes que probarlo para realmente saber la sensación que es estar ahí arriba!. Lo primero, el espectacular paisaje: es impresionante a vista de pájaro todo el valle nevado, las montañas… no tiene precio. Además de esto, una vez que te han dejado el helicóptero, te encuentras solo con toda la montaña para tí y compartiendo ese momento con tus amigos y, por supuesto, con un guía. La sensación es única. Piensa que casi el 80% de la nieve es aire, con lo que esquiar fuera de pistas es casi como flotar. La verdad es que es equiparable a una experiencia mística. Es algo impresionante que además ¡engancha!. 

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario