martes, 28 de marzo de 2017

“LAS VÍAS FERRATAS SON LA FORMA DE ESCALADA CON UN MAYOR FACTOR DE CAÍDA”

Las vías ferratas son itinerarios que te llevan a lugares únicos e idílicos donde uno llega a sentirse libre y en plena conexión con la naturaleza. Como en todo deporte de montaña, la prevención y seguridad son primordiales para la integridad del deportista.

Hoy conocemos más sobre esta actividad tan de moda y a la vez tan desconocida con Joaquín Bilbao, quien lleva practicando deportes de montaña desde hace más de 20 años,  y además gestiona la tienda de material técnico de montaña Daan, donde supervisa procedimientos y material de seguridad.

-          ¿Cuál es el origen de las vías ferratas?
Las vías ferratas fueron la primera forma de escalada que surgió en la Primera Guerra Mundial. Las primeras se construyeron en Las Dolomitas para acceder a puntos de muy difícil acceso pero estratégicamente importantes para los militares. En estos inicios se colocaban unos pitones de hierros en la pared y por ahí se subía.

-          ¿En qué consiste hoy día esta actividad?
Es una actividad que está a medio camino entre el senderismo de montaña y la escalada. Consiste en subir una montaña por una vía equipada con escalones o grapas de metal. Mientras se sube, nos vamos “enganchando” a un cable que recorre la vía y llamamos “línea de vida” (L.V), en la que nos vamos asegurando con los mosquetones en sus diferentes tramos (vanos). En caso de que la vía ferrata no llevara L.V., nos aseguraríamos con medios convencionales de escalada o a cada escalón, que sería una forma más lenta.

-         

      Si vamos subiendo la vía en grupo, ¿qué distancia se debe guardar entre cada uno?
Nunca deben ir dos personas ancladas en el mismo vano de cable, es decir, entre anclaje y anclaje del cable de vida a la pared. Sobre todo en vanos verticales, ya que si cae el primero arrastraría al segundo. Por seguridad se recomienda dejar tres vanos libres entre cada escalador.

-          ¿Por qué crees que las vías ferratas están teniendo tanto éxito?
Porque esta actividad permite a cualquiera disfrutar de la sensación de vacío de una escalada vertical y aérea, sin la complicación técnica y física que se necesita en la escalada en roca. Las vías ferratas tienen diferentes grados de dificultad, por lo que puede practicarse desde muy temprana edad, en grupos, con la familia o los amigos.

-          ¿Puede realizar cualquier persona una vía ferrata?
En principio sí, aunque es importante tener unos conocimientos mínimos y es recomendable una buena forma física, además de una relativa familiarización con las alturas y la montaña. Las rutas marcadas suelen llevarte por lugares de gran altura, así que si eres una persona que sufre vértigo, será mejor que te busques otra actividad más cercana al suelo.

-          ¿Cómo afecta la meteorología a esta actividad?
Como en cualquier otro deporte de montaña. Es imprescindible que los practicantes de deportes de montaña se informen previamente de las condiciones meteorológicas y de la posible evolución del tiempo. Se debe planificar la actividad prevista, el recorrido y el horario de la actividad. Así se evitarán situaciones imprevistas y algún que otro susto. Hay que estar prevenido.

-          ¿Cuál es el material imprescindible de seguridad para realizar una vía ferrata?
Hay que llevar un equipo individual que consta de: Casco, no sólo por si nos damos un golpe sino para prevenir posibles desprendimientos de piedras. Arnés de escalada regulable, que es el mejor preparado para resistir una caída. Disipador de energía, que en caso de caída amortiguará el golpe. Baga de anclaje, que es más efectiva para los pasos horizontales y además permite descansar. Mosquetones para la baga de anclaje. También son importantes, aunque no decisivos, los guantes, ya que las grapas son de hierro y pueden dañar las manos; y el calzado, que debe ser cómodo, de suela gruesa y que no resbale.
El equipo colectivo debe estar constituido por: cuerda, polea con bloqueo, asegurador y anillo de cinta, todo ello para situaciones complicadas y tener una autonomía total.

-        

           ¿Cómo se deben usar correctamente los mosquetones del disipador?
La mejor forma de llevarlos es por encima de uno de los brazos e ir tirando de ellos conforme se sube, sino, se quedan atrás y hay que hacer un escorzo extraño para recuperarlos. Uno de los mosquetones siempre tiene que estar anclado, jamás debemos quitar los dos a la vez para cambiar de vano, ya que si nos caemos no estaríamos amarrados.

-          ¿Qué riesgo de accidente existe en una vía ferrata?
El riesgo objetivo de accidente es alto, debido a que el factor de caída de esta actividad no la tiene ninguna otra forma de escalada. El factor de caída se utiliza para cuantificar la gravedad de caída en escalada, y en las vías ferratas, este factor es muy alto. Las vías ferratas son una forma accesible de escalada y lo normal es que no haya caídas, pero si la hay, lo normal es que sea importante. Es por esto por lo que hay que ir obligatoriamente acompañado de un disipador.

-          ¿Qué ocurriría si no usamos disipador?
En itinerarios con L.V. es imprescindible utilizar el disipador, sin él no se puede realizar una vía ferrata. Es el elemento por el cual vas amarrado a la L.V. y el que te va a salvar si sufres una caída. Si solo llevas una baga de anclaje, ésta va a evitar que caigas al vacío, pero al ser un elemento estático, provocará una detención demasiado brusca y puede provocar serias lesiones en la espalda. Como ya hemos visto, el factor de caída es muy grande, por lo que no llevar un disipador sería una gran irresponsabilidad.

-          ¿Y si nos encontramos con una tirolina?
Para pasar una tirolina, es imprescindible usar una polea tipo tándem, que son las diseñadas a tal fin. Si no se va con un monitor o guía, es imprescindible tener experiencia, llevar la polea y saber usarla. Si no es el caso, no deberías haber realizado esa vía. Por estas cosas es imprescindible informarse previamente de qué consiste cada vía ferrata, ya que cada una es diferente.

¿Qué probabilidad existe de que un accidente sea por deficiencias de la propia instalación?
Lo normal es que te puedas fiar, pero como cualquier instalación deportiva y además de riesgo, depende de un mantenimiento. Hay que tener en cuenta que hay vías ferratas del siglo pasado, aunque hoy día hay muchas nuevas. España no tiene una normativa de instalaciones, pero se instala conforme normativa italiana y francesa. Normalmente, las vías ferratas poseen un cartel o placa donde se indica el año de fabricación y si ha pasado revisiones. A partir de aquí, hay que tener criterio, y ver si los cables son muy antiguos, o si la vía no lleva cables y son solo los escalones. Si ves que la instalación tiene óxido o pérdida de material es mejor no hacerla, mirar el estado de la vía es importante.
        

           ¿Qué se puede hacer en caso de accidente?
Depende del tipo de accidente. Pueden ser muy diversos. Si los dos mosquetones del disipador están bien colocados y caes, estar colgado del arnés mucho tiempo no es bueno, ya que crea saturaciones en el riego sanguíneo. Si ocurre esto, hay que llevar una cuerda y un sistema de poleas. Puede pasar que la persona no haya caído, sino que se haya bloqueado en un paso, entonces, montando un polipasto (sistema de poleas) se le asegura para que lo pueda superar de forma más segura y sin que haya factor de caída. Es importante que haya una persona con un mínimo de preparación y aporte seguridad al grupo. Llevar el móvil encima para accidentes más graves es vital.

-          Con el boom de las vías ferratas han aumentado los accidentes, ¿por qué?
Cada vez son más los aficionados a este tipo de actividades, por lo que es normal que a mayor número de personas, mayor número de accidentes. Pero la mayoría de ellos no son graves, ya que son golpes, magulladuras, pequeños traumatismos, algo de deshidratación,…Yendo bien equipado con el material necesario y con un guía si no se tiene experiencia, no existe ninguna complicación. Lo que sí es más preocupante es la mayor cantidad de lesiones medulares que se están dando debido al gran factor de caída que existe y a la falta de material adecuado como el disipador.

-          ¿Qué consejos darías a la hora de realizar una vía ferrata?
No correr, admirar el paisaje y tomárselo con calma, ya que este deporte de montaña es para disfrutarlo y no una competición. Elegir una vía adecuada a la experiencia y posibilidades físicas y psicológicas de cada uno. Ir bien equipado con el material que hemos dicho antes, además de botiquín, comida y bebida, y ropa de abrigo y frontal o iluminación por lo que pueda pasar. Partir siempre temprano y con tiempo suficiente. Si se es un novato, ir acompañado de alguien con experiencia en vías ferratas o un guía.

Fotografías de Sergio Caro
Artículo elaborado por: Adrián Guareño

No hay comentarios :

Publicar un comentario