martes, 10 de julio de 2012

"Los trabajadores no valoramos si nuestra empresa es segura o no". Francesc Fransí Fontanet

La seguridad laboral es un tema que preocupa a un amplio espectro de población y con el tiempo se ha introducido entre los puntos calientes de la agenda de las administraciones y las empresas. Cuestiones referentes a situaciones cotidianas como posturas o el estrés son mucho más importantes de lo que pensamos y generan en los trabajadores inconvenientes que se podrían subsanar. La administración pública actúa de manera policial debido a la falta de sensibilización existente en este ámbito. Ahondamos en el tema y planteamos una serie de cuestiones a un experto en la tarea, hablamos con Francesc Fransí Fontanet Cap del Área de Prevenció, Seguritat e Salut Laboral de la Subdirección General de la Función Pública de la Generalitat Catalana.

Francesc asume que aún queda mucho que hacer para que España sea un país totalmente seguro en materia laboral. Reconoce que el nivel de accidentalidad ha disminuido con el paso de los años, pero en su opinión, el motivo principal de este descenso es “La bajada de la actividad laboral, y no necesariamente porque se hayan mejorado las condiciones.” De esta manera, asegura que los accidentes y enfermedades laborales siguen siendo elevados, pero actualmente, se está sufriendo un cambio en los factores de riesgo, siendo los psicosociales los que ocupan el primer puesto. Éstos son los denominados riesgos emergentes, más difíciles de definir, y por tanto un reto de futuro.

Francesc: “Debido a la situación de crisis, cada vez hay más suicidios, las personas están cayendo en situaciones de estrés, e incerteza acerca de su futuro, lo cual afecta directamente en las relaciones laborales. Por tanto, actualmente las enfermedades laborales más comunes serían las generadas por el estrés, depresión, o los efectos del acoso como puede ser la pérdida del autoestima.” Otros factores de riesgo son por ejemplo, los aspectos técnicos de seguridad, como puede ser la seguridad de máquinas, trabajadores en altura etc. En palabras del experto “Están más estudiados son más fáciles de definir y por tanto de prevenir”. Aún así, Francesc asegura que existe un amplio desconocimiento en actividades de alta tecnología al no saber las consecuencias que puede traer consigo el trabajo con ciertos materiales, lo cual puede crear nuevas patologías dentro de 15 o 20 años.

¿Cómo se pueden prevenir estos riesgos?
 
“En el caso de los riesgos emergentes, las empresas tienen que hacer (y no hacen) evaluaciones psicosociales. Normalmente las valoraciones que se llevan a cabo son de seguridad o higiene, y como mucho temas referentes a la ergonomía, hermana pobre de la prevención de riesgos. Es necesario asociar unas condiciones de trabajo con un riesgo psicosocial específico para poder prevenirlo. Las medidas correctoras pueden ser de muchos tipos, desde la propia organización del trabajo, la creación de mecanismos de salida para los trabajadores afectados, el fomento de la actividad física etc.” 

¿Cómo ayudan las nuevas tecnologías a la prevención de riesgos laborales?
“Toda forma de trabajar tiene que ser ergonómica, sin movimientos forzados y la tecnología puede ayudar a esto. Es necesario diseñar edificios, centros de trabajo, o mobiliario pensando en que el trabajador no tenga que realizar movimientos bruscos ni repetitivos que le pueda causar una lesión. También puede ayudar a mejorar la seguridad de las instalaciones, ventilaciones etc.” 

¿Están las empresas y trabajadores concienciados con la seguridad?
 “Yo creo que no lo valoran, pero sí que estamos sensibilizados. Si analizamos diez o quince años atrás, la gente no hablaba de temas de prevención de riesgos. En cambio actualmente, este tema está dentro del lenguaje habitual. Aún así, como trabajadores no valoramos si nuestra empresa es segura o no. Por ejemplo, hay gente que cuando va a trabajar busca que la empresa tenga prestigio, pero yo no he visto aún a nadie que vaya a trabajar a una empresa porque haya unas condiciones seguras. Por otro lado, las empresas están cumpliendo formalmente, es decir, al tener la amenaza de sanción en el caso de no cumplir la normativa o incluso la posibilidad de ir a la cárcel en caso de accidente, la mayor parte de las empresas tienen en regla los papeles que nivelan la prevención (evaluación de riesgo y plan de prevención), pero esto no significa que exista una auténtica sensibilidad.” Asimismo, afirma que existe una falta de información y formación entre directivos y trabajadores. “Tenemos que sensibilizarlos, los trabajadores tienen que saber que hay que trabajar de manera segura y e interiorizarlo. Todos escuchamos expresiones como “ Yo siempre he trabajado de esta manera y nunca me ha pasado nada”, hasta que pasa”. Según Francesc, es importante que toda empresa incluya en la decisión del proceso productivo planes de prevención: “Si hay que cambiar una máquina tienen que cerciorarse que es segura, que tiene protecciones, y para ello tiene que existir unas evaluaciones de riesgo, es por tanto fundamental identificar, evaluar, y aplicar las medidas correctoras necesarias”. 

Administración y prevención
¿Cuál es el papel de la administración?
“Autoritario. Autoridad laboral y autoridad sanitaria. Los Ministerios de Trabajo y Sanidad junto con las Consejerías de las Comunidades Autónomas que tengan la competencia, tienen una labor policial. En ocasiones utilizo una frase que utilizaba Al Capone: “Se consigue más con buenas palabras y una pistola que sólo con buenas palabras”. Es decir, la administración hoy por hoy puede hacer campañas de fomento y sensibilización, pero ahora tiene que actuar”.

De esta manera, Francesc, nos explica la existencia de dos vías de actuación: A través de las inspecciones de trabajo o aplicando el artículo 316 del Código Penal. El artículo hace referencia al delito de peligro, es decir, no es necesario que se produzca un accidente en una empresa, sino que si los trabajadores se encuentran expuestos a un riesgo grave, se permita actuar penalmente contra esta empresa, en definitiva, prevenir. Otro de los grandes problemas encontrados en el sector laboral es la adaptación al puesto de trabajo para personas con problemas de salud. Francesc Fransí, hace hincapié en la importancia de los servicios de prevención a la hora de realizar un informe que contenga una relación de las funciones y tareas del trabajador afectado así como de la aptitud de la persona y una propuesta de adaptación funcional. Aún así, asegura que debido al mundo globalizado en el que vivimos no se puede pedir a una empresa que duplique su plantilla para adaptar a un trabajador “Cambiarle de puesto de trabajo no es un derecho, eso solo está pensado para la maternidad y por tiempo limitado. Las empresas no son ONGS y ya hay un sistema de protección social. Se puede adaptar un puesto de trabajo pero hay que pensar las consecuencias que esto conlleva”.

Gracias a Francesc Fransí Fontanet por su tiempo y explicación sobre la gestión de la seguridad y prevención laboral dentro de de las administraciones públicas y por darnos su opinión de este aspecto que cada vez preocupa a más personas, empresas y administraciones.

Artículo elaborado por: Laura Alvarellos

No hay comentarios :

Publicar un comentario