martes, 2 de octubre de 2012

Analizamos la estrategia preventiva de ITP con la ayuda de su coordinador de prevención de riesgos laborales, Francisco Javier Cano

Para que una empresa sea puntera tecnológicamente debe ser también líder en prevención. La prevención y seguridad laboral en empresas con actividades de alto riesgo es algo imprescindible para la consecución de los mejores resultados. Son muchas las compañías que están luchando por un cambio cultural hacia la promoción de la salud y por la disminución de accidentes laborales. El objetivo es que los empleados acepten el grado de compromiso que significa una cultura preventiva y sobre todo que cada trabajador sea consciente que puede estar en juego su propia salud.

Hoy hablamos con Francisco Javier Cano coordinador de prevención técnica del Servicio de Prevención de riesgos laborales en ITP, empresa líder en el mercado de motores aeronáuticos e industriales. Tuvimos el placer de conocerle en X Congreso Internacional de Prevención de Riesgos Laborales celebrado en Bilbao hace unos meses, donde impartió un workshop sobre buenas prácticas preventivas. Aquí explicó los sistemas que utiliza su empresa para integrar la prevención, haciendo especial hincapié en las nuevas tecnologías y utilizando estrategias como la publi-prevención y el marketing. Este sistema de gestión de buenas prácticas nos ha llamado la atención y Francisco Javier Cano nos ha recibido en el centro de Ajalvir (Madrid) para explicar a El Faro de la Seguridad la estrategia preventiva de ITP en la cual la motivación, la aptitud y la autonomía de los trabajadores se encuentran en el top ten de prioridades.



ITP es una empresa joven que vio la luz a finales de los 80 y a medida que crecía lo hacía también su vinculación con la salud laboral. Comenzó con un servicio de prevención externalizado hasta que en 1995 crean su propio servicio de prevención, dividido en vigilancia de la salud, seguridad laboral, higiene industrial, ergonomía y psicosocial. A partir del 2011 desarrollan un plan estratégico cuyo objetivo final es la eliminación total de los accidentes y una máxima integración de la prevención en la empresa.


¿Cuál es el objetivo principal del área de seguridad y salud laboral de ITP?
“Nuestra meta es  integrar la prevención de riesgos en toda la línea jerárquica de la empresa, es decir, que exista un conocimiento y asimilación de la prevención desde el director general hasta el último trabajador. Nuestro objetivo es buscar las herramientas para que los empleados puedan ejercer esa responsabilidad y actividad en cuanto a prevención de riesgos y nuestra función como servicio de prevención es asesorar a la empresa y favorecer esa integración”.
Según el experto no existe una verdadera prevención si no está integrada y la primera concienciada debe ser la dirección.  “Si el director general y el consejo de administración no están involucrados la integración será mucho más difícil y mucho menos efectiva. Tenemos que trabajar para que las personas estén seguras y para ello tienen que conocer los riesgos, tener la formación suficiente y las  instalaciones adecuadas”.
Dice que el objetivo principal de su labor como coordinador de prevención de riesgos es integrar la prevención en la empresa ¿Cree que para ello es imprescindible la existencia de un departamento propio dedicado a este asunto?
Yo tuve un jefe que decía que el mejor departamento de prevención es el que no existe, es decir, si nuestro fin es integrar la prevención en la organización, en el caso que esté 100% integrada nosotros sobramos. Ahora bien, es muy importante que exista un servicio de prevención para conseguir que esa unificación sea total. Hoy por hoy no conozco ninguna empresa que lo haya logrado”.
Los riesgos en ITP son muy variopintos, sus empleados se enfrentan a motores aeronáuticos, trabajan en centros mecanizados y manejan productos químicos, por eso es importante tener los riesgos controlados. Cano: “En ITP se realizan algunas actividades de riesgo, nuestro deber es tener las instalaciones, los medios y las instrucciones necesarias para que esos peligros estén bajo control”.
Como ha dicho antes los trabajadores de ITP se enfrentan a numerosos riesgos durante su jornada laboral, pero para afrontar un  peligro antes hay que identificarlo. ¿Cuáles son los factores principales que hay que tener en cuenta a la hora de reconocer un riesgo?  
Para identificar un riesgo lo más importante es  tener conocimientos técnicos de la reglamentación, saber el trabajo que se hace y tener mucha experiencia”. 
Volviendo a su departamento, ¿Qué tipo de protocolo de prevención utilizan en ITP? 
 Nuestro manual de prevención está basado en la norma OHSA 18.000, que recoge una serie de procedimientos que afectan a toda la plantilla donde se especifica las funciones preventivas de cada uno. Así cada puesto de trabajo tiene su propia evaluación en la cual se detallan los riesgos y las medidas preventivas.
También, dentro de ITP existen departamentos de ingeniería de planta que tienen una función preventiva ya que son los encargados de contratar las inspecciones de las instalaciones eléctricas o de las instalaciones de almacenamiento de productos químicos.
Con respecto a la legislación, dentro de las peculiaridades de cada instalación tenemos que cumplir diferentes normativas. Por ejemplo, tenemos centros que están afectados por la reglamentación de accidentes graves en la industria química porque trabajamos con una cantidad de producto químico que es superior al umbral que marca ese reglamento, en esos casos tenemos que adaptar tanto los estudios de seguridad como los planes de emergencia a esa normativa. Además, cada centro tiene que cumplir la reglamentación estatal y  de la Comunidad Autónoma a la que pertenezca."
En el workshop que impartió en Bilbao nos sorprendimos con la cantidad de sistemas propios de integración de la prevención que han implantado y con su gestión de las buenas prácticas ¿Nos podría detallar algunos de los sistemas que utilizan para fomentar la integración de la prevención en la empresa?  
“Cada área y cada actividad tienen una ficha de buenas prácticas en las cuales se especifican los riesgos del trabajador y los procedimientos que tienen que hacer para evitarlos.
También hemos desarrollado un canal de prevención en el que se reproducen vídeos en televisiones colocadas en los talleres de ITP. Estas imágenes duran entre 30 y 40 segundos y son representaciones insonoras de las malas prácticas y cómo se debe hacer bien a la hora de trabajar. Actualmente están rotando unos 30 vídeos donde se visualizan errores ergonómicos, de utilización de materiales, se informa de los tipos de protección adecuados o de cómo utilizar carretillas, plataformas de elevadoras o montar una turbina.
Por otro lado, como en las oficinas no hay televisiones, en la Intranet hay un contador de días sin accidente y un portal de prevención donde se registra todo lo referente a prevención, accesible a cada uno de  los trabajadores de ITP. En él están reflejados los procedimientos, los manuales, las fichas de buenas prácticas, las evaluaciones de riesgo, los planes de emergencia, el registro de accidentes etc.
A través de la Intranet todo responsable de área tiene acceso a un cheklist donde aparecen las condiciones de seguridad de cada departamento para facilitar las inspecciones. Igualmente están registradas las cualificaciones necesarias para cada puesto para que los mandos puedan comprobar si los trabajadores son aptos o no y proporcionarles la formación, información y reconocimientos médicos que les falte”.
Para Francisco Javier Cano la transparencia informativa y la comunicación interna es esencial: “La transparencia es absoluta, no tenemos nada restringido. Es importante para que el trabajador pueda actuar y porque a lo mejor mañana le envían a otro puesto”.
Para que la gestión de la prevención se realice de forma adecuada los trabajadores deben estar bien formados. ¿Qué tipo de formación ofrecen?, ¿A quiénes forman? Y ¿Con qué periodicidad?  
Tenemos un catálogo de cursos que organizamos por píldoras en vez de por puestos de trabajo. Impartimos cursos de diferentes temas como el manejo de carretillas o el manejo manual de cargas y productos químicos. El trabajador puede acumular tantas píldoras como desee en su historial de formación y así poder desarrollar varios puestos de trabajo. Por otro lado todos los cursos tienen una periodicidad de reciclaje y todos los empleados deben estar formados desde que entran a la empresa empezando con cursos específicos para su puesto y poco a poco van aumentando su formación.”
Todos los centros de trabajo de ITP tienen un plan de emergencia donde está incluido el incendio, la fuga de productos químicos y todos los posibles percances que una empresa de este calibre pueda sufrir. El plan recoge la creación de un comité de emergencia en el cual participa el servicio de prevención, ingeniería de planta, medio ambiente y el personal de seguridad con el fin de gestionar las emergencias, los simulacros y la formación específica. ¿Qué tipos de simulacros realizan?  
Todos los años  hacemos mínimo uno o dos simulacros por centro de trabajo. Estas operaciones pueden ser de evacuación o de rescate y al mismo tiempo les damos formación de uso de mangueras, extintores, primeros auxilios etc.”
Visto todo el sistema de prevención de la empresa queríamos centrarnos ahora en la ejecución. Una buena prevención no basta si los empleados no están concienciados y no cumplen los protocolos. ¿Podría explicarnos las tareas que se llevan a cabo para verificar que se están cumpliendo las normas de seguridad?  
“Elaboramos auditorías internas de instalaciones y auditorías de gestión. Siguiendo la OHSA 18.000  cada tres años tenemos que pasar una auditoría completa y anualmente se hace una auditoría de recertificación. A esto hay que sumarle las evaluaciones de riesgo, las inspecciones de seguridad que realizan los responsables de cada área y las observaciones que realizan los responsables de los trabajos donde aparecen los comportamientos seguros o inseguros de los trabajadores”. 
¿Aplican los trabajadores las normas de seguridad?   
“Sí, lo cual no significa que aún no quede por hacer, aún así, nuestros trabajadores están asimilando bien los sistemas de integración que te he detallado antes. Por ejemplo en el caso de los vídeos todo el mundo habla de ellos y hasta nos proponen ideas para realizar nuevos. Además como hay un contador de días sin accidente cuando se produce algún percance muchos trabajadores nos llaman por teléfono para saber qué ha pasado. En mi opinión son sistemas efectivos ya que los trabajadores lo están asumiendo como una parte más de la empresa”.
Ya para finalizar… ¿quiere contarnos alguna anécdota que le haya ocurrido en su transcurso laboral como coordinador de prevención de riesgos?  
“Estuvimos estudiando una solución para un puesto de trabajo en el cual los empleados tenían que hacer unas determinadas actividades que llevaban un riesgo ergonómico ya que la postura era muy complicada y con posibles riesgos para las manos y los brazos. Estuvimos un año buscando la manera de realizar ese trabajo de una forma más saludable sin encontrar una solución hasta que un día en un curso de formación de herramientas manuales un trabajador encontró la manera. Se le ocurrió apretar la herramienta con el pie en vez de con la mano, hicimos la prueba y actualmente tienen un pedal para apretar con el pie y sujetar la herramienta perfectamente. Esto sería un claro ejemplo de la integración de la prevención: el trabajador piensa en sus riesgos, en sus medidas preventivas, las expone a través de sugerencias, la empresa las estudia y las implementa, un caso de éxito”.

Artículo elaborado por: Laura Alvarellos


No hay comentarios :

Publicar un comentario