martes, 20 de noviembre de 2012

“El simulacro ayuda a ir un paso por delante de lo que pueda ocurrir”

Un supuesto incendio declarado en el aula de informática, pone a prueba al colegio Larrañazubi de Getxo (Bizkaia) con la evacuación de casi 200 niños, de edades entre los 2 y 12 años. 


Son las 11 de la mañana y tras 3 toques de sirena cortos, suena uno más largo: ¡Emergencia!!Hay que evacuar!. Los alumnos dejan inmediatamente lo que están haciendo, cierran las ventanas y se ponen en fila a disposición de sus profesores. Mientras, los tutores que han sido asignados como responsables de cada planta, hacen una rápida valoración de cuales son los riesgos, se ponen los chalecos de emergencia y organizan la evacuación del edificio. A continuación, los niños tutelados por los profesores se dirigen ordenadamente y en fila al punto de encuentro marcado. Se trata de un simulacro y aunque algunos de los más pequeños lo sospechan, la ejecución se lleva con rigurosa seriedad.  


“Un protocolo recoge las pautas marcadas a seguir”, informa Iñaki González, Técnico Municipal de Protección Civil del Ayuntamiento de Getxo, y continúa: “cada colegio tiene una serie de riesgos que han sido analizados por personal técnico muy cualificado y cada riesgo tiene su protocolo de actuación. Hace muchos años simplemente se salía de los colegios, pero ahora se tienen en cuenta los riesgos reales. Y aunque el simulacro no es una realidad, porque nunca sabes que puede pasar con exactitud, ayuda a ir un paso por delante de lo que pueda ocurrir”.  

 Andoni Pérez, Responsable de Seguridad y de Prevención de Riesgos Laborales de Larrañazubi, satisfecho tras el éxito obtenido en este simulacro, nos explica que “lo que se persigue con este tipo de actuaciones es que el centro por si mismo sea capaz de actuar. Poder evacuar correctamente, por ejemplo, sin necesidad de medios externos. De esta manera, una evacuación tiene que ser fundamentalmente segura y no tiene que haber problemas. El principal objetivo es que salgamos todos. Si se hace en el mejor tiempo posible, pues mejor que mejor, pero lo principal es la seguridad”.

La directora, Jone Retolaza y el responsable de PRL, Andoni Pérez 
Jone Retolaza Directora de Larrañazubi añade, “los simulacros son obligatorios, pero si no lo fueran yo desde luego los recomendaría. Nosotros incluso cuando el Gobierno Vasco no los exigía también los hacíamos. Es la única manera de saber como actuar en caso de emergencia”.

Una vez vuelta a la normalidad, se procede a la valoración. “Tan importante es este trabajo como el propio simulacro”, apunta María Jesús Portela Coordinadora de Emergencias del Gobierno Vasco, “la mejora en la ejecución se consigue gracias al posterior análisis del simulacro”.

Los pasos a seguir 
Una vez activada la alarma, un responsable del colegio llamar a SOS Deiak para dar un informe esquemático de la situación real y, si fuera necesario, demandar ayuda externa. A continuación, SOS Deiak avisará a Protección Civil Municipal y al Técnico Municipal de guardia en Gestión de Emergencias del Gobierno Vasco. Posteriormente, un Técnico de Protección Civil Municipal, junto a la policía Local acude al colegio y proceden a examinar la emergencia para valorar si se van a necesitar recursos externos coordinados por SOS Deiak (ambulancia, bomberos, etc).

Plan de Autoprotección
Cada año, el departamento de Interior y de Educación del Gobierno vasco, en coordinación, en este caso, con el Ayuntamiento de Getxo, la Policía Municipal, Protección Civil de la localidad y los responsables de seguridad de la propia escuela organiza ejercicios de similares características en los centros educativos vasco en cumplimiento de la Norma Vasca de Autoprotección.

Cada centro tiene por obligación su propio Plan de Autoprotección en el que se tendrán en cuenta las características del edificio, lo que contiene y el entorno que lo rodea. Con el Plan de Autoprotección se hace una valoración de los posibles riesgos y un protocolo de cada uno de los supuestos. Por ejemplo, en el caso del centro de Larrañazubi de Getxo, tiene los siguientes riesgos: riesgo de incendio; riesgo de fuga tóxica por su proximidad a la autopista; y al tener cerca un río, tiene riesgo de inundaciones. En este último caso la prevención es fundamental, de esta manera, el Departamento de Emergencias y Meteorología del Gobierno Vasco avisa de cada una de las alertas que recibe.

Artículo elaborado por: Zuriñe Álvarez

No hay comentarios :

Publicar un comentario